thumbnail Hola,
En vivo

UEFA Liga de Campeones

  • 28 de mayo de 2011
  • • 20:45
  • • Wembley Stadium, London
  • Árbitro: V. Kassai
  • • Espectadores: 87695
3
F
1

Champions League: Baile y triunfo histórico de la cantera para gritar campéon (3-1)

Champions League: Baile y triunfo histórico de la cantera para gritar campéon (3-1)

Mahmoud maher

El partido del año ya es historia y, precisamente dos exponentes de todos los tiempos, expusieron sus armas. El Barcelona, con baile y Masía, se llevó un título histórico.

Barcelona   Manch. Utd
Por lvar Matusevich: Follow adrianboullosa on Twitter

¡REVIVE LA RETRA, CON EL MINUTO A MINUTO!:

Llegamos al punto final de la temporada, al espacio en donde la música será celestial o un réquiem, dependiendo de cómo, por cuánto y quién gane o pierda.

A estas alturas no es demasiado importante lo anterior, sino decir que el fútbol de los honestos está en Wembley, el de cantera, esfuerzo y talento, desde donde levantaron dos proyectos que hoy son modelos universales pero, paradójicamente, distintos.

Porque en todas las formas asumibles, Sir Alex Ferguson de un lado, y Josep Guardiola i Sala del otro, componen el faro paradigmático que nos alumbra a todos los que alimentamos el espíritu con el arte de los triunfos y las derrotas, con lo inexplicable y la valentía, con las cenizas y el renacer.

Estamos ante clubes ejemplares, guías y referentes. ¿Qué más podemos pedir? Y la pelota comenzó a rodar…

EL PARTIDO

Pocas dudas teníamos acerca del once que dispondría Pep Guardiola para intentar ganar su segunda Champions League en tres años como entrenador profesional. Sin embargo sí la tuvimos: con Puyol fuera a última hora y siete canteranos, el Barça salió a la reconquista de Wembley formando de la siguiente manera: Valdés; Alves, Piqué, Mascherano, Abidal; Busquets, Xavi, Iniesta; Pedro, Messi y Villa.

Por su parte, el viejo zorro escocés, Sir Alex Ferguson, mandó al verde césped a Van der Sar; Fabio, Ferdinand, Vidic, Evra; Valencia, Carrick, Giggs, Park; Rooney, Chicharito. ¿Haría Park marcaje al hombre sobre Leo Messi? Lo veríamos en los primeros compases del partido.

La primera fotografía del partido fue la de un Manchester United que salía a presionar arriba y que Park ocupaba el carril izquierdo sin la menor intención de cuidar al hombre a Leo Messi. En Roma, hace dos años, los ingleses también apretaron los primeros minutos y, en este sentido, el inicio de la versión 2011 se parecía bastante. El United iba a por todas y el Barça esperaba que pasara la tormenta corriendo detrás de la pelota.

Los diez primeros minutos fueron tremendos para el Barça que sufría la intensidad inglesa y dos balones a espaldas de Piqué y Mascherano que abortó Valdés. A partir de allí, un par de circulaciones de balón blaugranas, obligaron a los de Ferguson a recular veinte metros y, de esta manera, respirar a los de Guardiola. Una mano de Evra en su área fue protestada y Pedro estuvo muy cerca de abrir el marcador después de un centro de Xavi tras interesante jugada colectiva.

Leo Messi aparecía en zona de nadie y se adueñaba de la final. David Villa avisó dos veces pero no pudo ser. El partido cambiaba de dominador y el United era quien, ahora, corría detrás de la redonda, con Rooney sobre Busquets y Chicharito aislado entre los centrales catalanes. Había fútbol total del Barça y el campeón inglés se limitaba al pelotazo.

El Plan A de Ferguson no había dado sus frutos. Por su parte, el Barcelona bailaba a los ingleses y un pase estratosférico de Xavi encontró a Pedrito para que, previo amague al segundo palo, definiera con pase a la red al primero para el 1-0. Ganaba el fútbol, ganaba la cantera. Pero el United no se rindió y en una pared entre Rooney y Giggs –en fuera de juego el galés- , el 10 del United puso el 1-1 con una deliciosa definición. Por los puntos, el Barça goleaba, pero era empate a uno. Con Leo muy cerca de marcar el segundo, nos fuimos al descanso.

Ya en el complemento, el Barcelona no daba lugar a dudas y salió en búsqueda, decididamente, del tanto que desnivelara la final. El trámite era dominado absolutamente por el equipo culé y el United se limitaba a defender en su campo mientras le pedía al destino que iluminara a Rooney. Si ya lo había hecho una vez, ¿por qué no de nuevo?

Mientras tanto, Van der Sar ahogaba el grito de gol a Alves y el Barça merecía ganar. En la siguiente apareció el más grande, Leo Messi y, desde fuera del área sorprendió al portero holandés que se comió el gol sin atenuantes. Eso sí, se lo fagocitaba con la elegancia que tiene hacerlo ante el mejor de todos: 2-1 y justicia.

El Barcelona continuaba ostentando estilo y convicciones. Messi era la figura excluyente de un equipo, el suyo, que iba a por más con la calma de los asesinos y la fe de los místicos. Xavi e Iniesta dirigían el juego en la medular y Dani Alves se sumaba a la fiesta que, con un gol de diferencia no era tal, aunque anímicamente el United estaba entregado: esa era la sensación ante la hipnosis colectiva que imponía el Barça.

Y ante la dictadura de los que saben, de los que sufren arbitrajes en contra y, sin embargo no se quejan, el partido abrió definitivamente las puertas del Olimpo en donde habitan sólo los elegidos, en este caso, el Barcelona. Enorme jugada de Messi que finalizó con la pelota en el pie derecho de David Villa para que El Guaje sí, ése del que dijimos que anotaría, mirara el ángulo y la colocara allí para un 3-1 histórico desde el dominio, la frescura, la honradez y la valentía.

No había nada más qué decir. El FC Barcelona es el más digno y enorme campeón que puede ofrecernos un fútbol lleno de utilitarios que, en los hombres de Pep Guardiola y con él a la cabeza, encuentra la excepción, el brillo, y la infinita satisfacción que implica ganar con los tuyos, con los que has criado, moldeado y, a partir de una idea sin traiciones a la vista, convertirse en el mejor equipo de clubes de cuantos recordemos. Cuando la rutina se vuelve irrepetible, el Barcelona. ¡Felicidades Campeón!

LAS CALIFICACIONES: ASÍ JUGARON TODOS EN LA FINAL

Artículos relacionados