thumbnail Hola,
En vivo

Primera División

  • 11 de mayo de 2014
  • • 19:00
  • • Estadio Vicente Calderón, Madrid
  • Árbitro: José Antonio Teixeira Vitienes
  • • Espectadores: 46000
1
F
1

Atlético de Madrid 1-1 Málaga: Qué manera de sufrir

Atlético de Madrid 1-1 Málaga: Qué manera de sufrir

Getty Images

El Atlético rescata un punto con un cabezazo de Alderweireld y necesitará como mínimo puntuar en el Camp Nou en la última jornada para ser campeón de Liga

Está claro que esta Liga no es apta para cardiacos. El Barça se estrellaba en el Martínez Valero y un gol colocaba al Atlético como campeón. Pero ocurrió todo lo contrario. Un tanto del Málaga, obra de Samuel, una de las sorpresas de esta Liga, hizo temblar los corazones de las 55.000 almas que abarrotaron el Calderón. Y es que, con esa momentánea derrota, un gol del conjunto del Tata Martino obligaba a los del Cholo Simeone a ganar en el Camp Nou en la que será la última jornada más emocionante de los últimos años.

Pero entonces apareció uno de los protagonistas del choque, Toby Alderweireld, que ocupó la plaza de Godín en el centro de la zaga, y participó en los dos goles. Primero falló estrepitosamente en el tanto malaguista –intentó despejar un balón inofensivo y su zampada dejó a Samuel completamente solo–. Pero tan solo diez minutos después se elevó en un saque de esquina botado por José Ernesto Sosa para colocar el empate en el marcador.

El partido fue áspero durante los 90 minutos. Con la baja de Diego Costa, auténtico talismán del Atlético en esta Liga –los rojiblancos han ganado los 22 partidos en los que ha marcado el delantero hispano-brasileño en esta Liga (27 goles–, Diego Pablo Simeone cedió la responsabilidad del gol ante el siempre desconcertante Málaga de Bernd Schuster a la dupla formada por David Villa y Raúl García. Dos jugadores con trayectorias muy diferentes pero similares en actitud y presencia.

Así, entre estos dos jugadores fabricaron la primera gran ocasión del partido gracias a una de las armas preferidas de este Atlético: su fútbol de KO directo. De esta manera, un balón en largo de Gabi hacia Raúl García se convirtió en un pase al hueco para David Villa pero su disparo al primer toque golpeó en el travesaño de la portería defendida por Willy Caballero. La ocasión, aparte de su peligrosidad, mostró al conjunto rojiblanco el camino necesario para lograr la victoria.

 El Málaga, por su parte, no se descompuso e incluso fue sumando alegría ofensiva a su trabajado planteamiento en defensa –inconmensurables Welligton y Angeleri en el centro de la zaga malaguista– y por mediación de las combinaciones de los dos únicos jugadores que parecían querer asaltar al líder en su feudo, Nordin Amrabat y Duda, crearon algunos inconvenientes en la zaga atlética, comandada por Joao Miranda ante la baja de Godín.

Pero los minutos pasaban y el Atlético apenas inquietaba la portería malaguista. Hasta que volvió a aparecer Raúl García, destinado a empujar a este Atlético hasta el final. Pero a pesar de sus buenas apariciones no era el día del todocampista navarro. Completamente solo ante Willfredo Caballero y en uno de esos cabezazos que nunca falla, elevó el corazón de la parroquia rojiblanca hasta el infarto de miocardio pues su remate se marchó silbando el poste izquierdo de la portería defendida por el argentino.

En la segunda parte, Diego Pablo Simeone empezó a revolucionar el equipo reemplazando a sus jugadores más ofensivos, visiblemente cansados por la dura temporada, por las caras nuevas en este final de temporada: Diego Ribas, José Sosa y Adrián. Y los tres protagonizaron las mejores opciones rojiblancas del segundo acto, en especial una que tuvo el delantero asturiano cuando el partido agonizaba.El asturiano se escapó desde el vértice del área de su marcador y su parabólico disparo a la escuadra lo despejó el siempre felino Willy Caballero.

Así, sin tiempo para más, el Atlético se despidió de su afición con un heroico empate que de poco –o mucho– sirve de cara a la última jornada de Liga. Ya no hay sirve el partido a partido. Ni el final a final. Ya solo queda una. La última de la temporada para saber qué equipo será el próximo campeón de Liga.

Artículos relacionados