thumbnail Hola,
En vivo

Primera División

  • 5 de mayo de 2012
  • • 21:00
  • • Estadio Vicente Calderón, Madrid
  • Árbitro: César Muñiz Fernández
  • • Espectadores: 25000
2
F
1

Atlético de Madrid 2-1 Málaga: La suerte sonríe a los madrileños, que lucharán hasta el final por entrar en Champions

Atlético de Madrid 2-1 Málaga: La suerte sonríe a los madrileños, que lucharán hasta el final por entrar en Champions

Getty

El Atlético honró el partido y la suerte acabó sonriéndole. La vorágine y verticalidad de los rojiblancos supera el conformismo del Málaga.

"El fútbol es un estado de ánimo", esa frase tan manida afloró esta noche en el Calderón. Cuando todo hacía presagiar un triunfo del Málaga, equipo con más hechuras y más toque, pero también más inseguro, la ruleta rusa a la que juega el Atlético cada partido, acabó dándole el triunfo.

El proyecto que empezó en verano en la Costa del Sol –financiado por los petrodólares- y que apuntaba a cotas muy altas, no termina de consolidarse. El Málaga no consigue poner la rúbrica, el lazo a una temporada con altibajos y tras el partido de hoy se ha metido en un buen lío.

El clima desangelado provocó que el choque se abriera desde los primeros compases. La ristra de ocasiones se sucedían, aunque con un tiente más blanquiazul. Los malacitanos poseen más talento en las parcelas más delicadas. El trío Isco-Cazorla-Joaquin desarbolaba una y otra vez a sus pares y Camacho (un ex-Atlético, mandaba en la medular).

Simeone no quería desmerecer el partido y solo reservó a Arda Turan, su futbolista con más querencia a las lesiones. Los colchoneros mantenían la esperanza de colarse, merced a una carambola, en puestos Champions, en la última jornada. Por esa razón no regalaron ni un metro al Málaga. La consistencia que ha imprimido el técnico argentino a sus futbolistas se nota en que pelean cada partido como si de una final se tratase. Con más o menos acierto, los rojiblancos no pierden la ocasión de darle la razón a un entrenador que siempre presume de la casta de sus jugadores.

Pero el miura que había esta noche en frente era un equipo con tronío, de esos que no se asustan ante ningún enemigo, por muy grande que sea su historia o por la relevancia que tenga el objetivo de la contienda.

Con un excelso Joaquín, quien recordó a aquél extremo con un desparpajo asombroso que jugaba pegado a la cal en el Villamarín, el Málaga gozaba de superioridad una y otra vez en los costados. El gaditano se dejaba caer a ambas bandas, siempre intuitivo y dispuesto a dar una salida a Cazorla, su mejor aliado. El asturiano partió hoy desde el centro del campo, en una posición más retrasada de lo habitual, y su equipo lo agradeció. Los hombres de Pellegrini generaron más juego que en toda la temporada. Pero unas veces la mala fortuna, y otras Courtois, sofocaban la avalancha malagueña. Hasta que apareció Eliseu, quien recogió un balón suelto en las inmediaciones del área y enganchó un trallazo desde unos 30 metros. Era el justo premio para un equipo valiente, descarado, que veía el objetivo que se marcó al inicio de temporada mucho más cerca.

Salió del vestuario el Atlético con ánimo constructivo, sin desvanecerse a pesar de las circunstancias, aunque el problema se agrava cuando los colchoneros no cuentan con Arda. Esa lucidez que le proporciona el turco a su equipo es la que echaba de menos Diego, su pareja de baile.

Pero el 'Cholo' se acordó de Turan, recurrió a las botas del turco para agitar el choque, para subir un punto más la intensidad. Y el otomano no defraudó. El partido se volvió loco y en esas circunstancias los madrileños se manejan como pez en el agua. En una jugada confusa, cuando el Málaga esperaba una sustitución, Koke remachaba desde la frontal un balón suelto. Las dudas y el nerviosismo se apoderaron de los visitantes y los locales se vinieron arriba. Adrián remataría la faena en un mano a mano con Kameni. La locura innata del Atlético le jugó una buena pasada en esta ocasión. El Málaga no supo matar el encuentro y se metió en la dinámica esquizofrénica de los colchoneros. Una ruleta rusa que perjudicó sus intereses.

Artículos relacionados