thumbnail Hola,
En vivo

Primera División

  • 19 de septiembre de 2010
  • • 19:00
  • • Estadio Vicente Calderón, Madrid
  • Árbitro: David Fernandez Borbalan
  • • Espectadores: 54000
1
F
2

Liga BBVA: De Gea y el Atlético ponen el corazón y el Barcelona, el fútbol y los puntos (1-2)

Liga BBVA: De Gea y el Atlético ponen el corazón y el Barcelona, el fútbol y los puntos (1-2)

El extraordinario partido del meta canterano ha permitido al Atlético luchar hasta el final, pero fue el Barça el que logró romper su fage en el Calderón, donde sólo había ganado uno de sus últimos ocho encuentros de Liga. Leo messi puso el 0-1 (acabó lesionado en el tobillo), Raúl García igualó y Gerard Piqué selló el éxito vital para los de Pep Guardiola.

Por Juan Chino Lirman.-

Atlético de Madrid-Barcelona (1-2):

El Barcelona acudía al Calderón con su once de gala dispuesto a romper en mil pedazos su maldición reciente en ese escenario. Allí, el Atlético le había ganado cuatro de las últimas cinco veces, tres de ellas consecutivas. Si había un equipo y un estadio capaz de meter el miedo en el cuerpo al campeón, ése era el Colchonero. La historia así lo certificaba.

Y no sólo eso. También lo certificaba el presente y las buenas sensaciones que ha transmitido el Atlético desde que comenzó la temporada. Puntaje perfecto en Liga, Kun y Forlán en su línea habitual en punta, una filosofía de juego plasmada también en la histórica conquista de la Supercopa Europea... Ahora bien, ¿bastaría eso para batir al mejor de todos?

El comienzo de partido fue frenético  y con un Barcelona agresivo y profundo. Arriesgó Pep Guardiola sacando lo mejor que tenía a mano (sólo faltó del once de gala Abidal, por problemas personales), y entre Messi, Xavi e Iniesta lograron lo que parecía imposible: que el Atlético no se pareciera a sí mismo. O mejor dicho: que se pareciera a su antigua versión. La tan temida.

Sin apenas pestañear, el Barcelona ya estaba acumulando hombres, dominio de balón y llegadas a fondo cerca de David De Gea. A los 13 minutos, de hecho, cayó el primer gol inmediatamente después de un disparo de David Villa al palo. Insistió Pedro, Leo Messi le marcó la diagonal y el Duende, tras ganar la espalda a Godín, tocó de cachetada con su bota maestra para poner el 0-1.



El Atlético no se enteraba muy bien de lo que estaba pasando. Le zumbaban moscas verdes (tal el singular uniforme alternativo de los culés) delante de sus ojos y Messi casi anota el 0-2 tras un centro de Alves, que ganaba peligrosamente la espalda a Álvaro Domínguez, hoy perdido como lateral. Pero justo cuando se olía el segundo del Barça... canto Valdés.

Fue a los 25 minutos, cuando Simao botó un córner y el meta culé se dejó ganar por arriba en su propia área pequeña. Raúl García saltó muy solo (es cierto), pero en condiciones normales ésa era bola de Valdés. Abanicó el aire y el 1-1 subió al marcador, permitiendo al mediocentro navarro estrenarse como anotador con le elástica del Atlético. Era el día propicio.

Poco duró, sin embargo, la alegría al Glorioso. Si el Atlético tuviese que poner las manos en el fuego por un defensa... ése sería su nuevo Faraón: Diego Godín. Pero el charrúa calculó horrible un córner que sacó Messi, Gerard Piqué le ganó la espalda y tras orientar con el pecho disparó seco y abajo para batir otra vez a De Gea. Nueva ventaja culé (1-2) y el partido que seguía estando cuesta arriba para los del Manzanares.

A los puntos, estaba bien que ganase el Barça al descanso. Y eso que Xavi y Andrés Iniesta apenas habían aparecido en cuentagotas hasta allí. Pero es tal el embrujo que ejerce el juego culé en todos los campos de España que ni el empuje del Nuevo Atlético podía con ellos.

Hubo entonces que cambiar el chip. Se vio un Atleti más peleón a la salida del vestuario, coincidiendo con el casi inmediato cambio de Diego Costa por Agüero. El Kun fue un fantasma esta vez pero la explicación la tuvo su maltrecha rodilla. Y la decisión (suya y de Quique) de forzar para jugar. El argentino, tal y como estaba, no podía ser el Kun de toda la vida.

Pero el Atlético sí que empezó a reconocerse a sí mismo, Gracias a Reyes, baluarte habitual de las machadas y el juego directo, y también de dos nombres propios: Assunçao -inconmensurable en la contención- y De Gea, que empezó a crecer, más y más, a medida que le iba tapando goles hechos a los contrarios.

Primero a Xavi, luego a Pedro. Más tarde una y dos a Villa, también a Messi. Es que no había forma de batir otra vez al Gran David, que luchaba en desigualdad de condiciones contra el Goliat Culé. El partido estaba para un 1-4, como mínimo... pero De Gea hizo que el Atlético llegara con vida al dramático desenlace.

La más clara, de todos modos, fue una jugada del Laboratorio Quique que Reyes remató apenas afuera tras un córner bien trabajado (m.80). El Barça, por contra, seguía fallándolo todo ante la figura casi mítica de De Gea, y así hasta que a Ujfalusi se le soltó la cadena, pegó de mala manera a Messi, ganándose la roja directa y lesionando al argentino en el tobillo. Un feo -e injusto- epílogo para este hermoso cuento de hadas que fue el partido.

Ganó el Barça porque sigue siendo más equipo que el Atlético, y porque tuvo a su as de espadas en plenitud (Messi), mientras que el Atlético sufrió en demasía la baja forma del suyo (Agüero). De evitar el descalabro total se encargó De Gea, el futuro Iker Casillas del fútbol español. La Liga BBVA no olvidará en la vida el partidazo que ha cuajado El Rubio que Para el Viento en el Manzanares. Bendito seas, Rey David.



REVIVE EL PARTIDO CON LA RETRA DE GOAL.COM:

LA FICHA Y TODAS LAS ESTADÍSTICAS:

Artículos relacionados