thumbnail Hola,
En vivo

Copa Mundial

  • 1 de julio de 2014
  • • 18:00
  • • Arena Corinthians, São Paulo, São Paulo
  • Árbitro: J. Eriksson
  • • Espectadores: 63255
1
TE
0

Argentina 1-0 Suiza: Messi y Di María evitan la agonía albiceleste

Argentina 1-0 Suiza: Messi y Di María evitan la agonía albiceleste

Getty Images

Los argentinos sufrieron de lo lindo para acabar venciendo por la mínima y a tres minutos de los penaltis al combinado suizo

Argentina sufrió de lo lindo para derrotar a Suiza y tuvo que llegar a la prórroga para acabar venciendo por 1-0 gracias a un gol de Ángel Di María cuando ya se pensaba en los penaltis. La "albiceleste" partía como favorita tras su pleno de victorias en la fase de grupos pero los suizos no iban a vender ni mucho menos barata su piel. Los primeros cinco minutos fueron intensos por parte argentina pero Shaquiri y Lichsteiner se encargaron de frenar con faltas los ánimos del equipo de Sabella y marcar territorio. El mensaje era claro: No va a ser fácil.

Sonaban tambores de guerra en Corinthians con dos equipos que luchaban por tener la posesión y que acabaron en un intercambio de faltas en la medular que sólo eran capaces de resolver los chispazos individuales de Lionel Messi o Lavezzi o de, Xherdan Shaquiri, el elegido suizo para cortociruitar el engranaje defensivo del equipo sudamericano.

Shaquiri se inventó un córner en corto que acabó en las botas de Xhaqa que hizo trabajar a Romero que la sacó con una buena parada. Argentina atacaba por impulsos, consciente de su mayor calidad pero sin un plan para llevarla a cabo. Di María se animaba por banda pero se ahogaba al llegar a la frontal y en un despiste pudo llegar el drama para la albiceleste.

El omnipresente Shaquiri filtró el balón para Drmic que se quedó solo ante Sergio Romero pero el suizo inexplicablemente eligió la peor opción y trato de picar por encima del portero que sacó con facilidad el primer "match ball" de la tarde. Suiza se iba al descanso perdonando y tras la vuelta de vestuarios, Argentina salió dispuesta a cambiar el guión.

Argentina empujaba y comenzó a vivir en la línea de tres cuartos suiza primero con timidez y luego con un ataque a tumba abierta que adolecía de escasez de profundidad en el último pase y que tenía en la izquierda del "Pocho" Lavezzi su gran filón. La primera vez que los jugadores de la albiceleste conectaron casi marcan con un cabezazo de Higuaín que sacó Benaglio.

Hitzfeld reaccionó a su hemorragia defensiva introduciendo en el campo a Gelson Fernandes en lugar de Xhaqa, que estaba dando un bajo rendimiento en las ayudas defensivas, y también reaccionó Sabella introduciendo a Palacio en lugar del intermitente Lavezzi.

El partido ya estaba decantado para la "albiceleste", que había tomado por completo el rol dominador ante una Suiza que esparaba una contra para mantener vivas sus opciones de hacer un gol. Las ocasiones argentinas no llegaban a pesar del control y sólo Messi asustó a Benaglio con un disparo que el guardameta atajó con más de un problema.

Poco más ocurrió y la prórroga fue inevitable. En el inicio del tiempo extra, Argentina acusó el esfuerzo de la segunda mitad y Suiza volvió a recuperar el control del balón con algún chispazo del de siempre, de Shaquiri y una ocasión de Seferovic, que entró al final del segundo acto, que cortó providencialmente Garay.

Los sudamericanos aguantaron los primeros 15 minutos y Sabella refrescó su equipo dando entrada Biglia en la sala de máquinas y a Basanta por el tocado Marcos Rojo. Los penaltis amenazaban a Argentina y volvieron a su ofensiva total, primero con un tiro de Di María que sacó en otra parada antológica Benaglio y después con el premio gordo a falta de tres minutos para el final.

Messi se metió hasta la cocina y su pase lo mandó a las mallas con precisión y al primer toque el madridista, Ángel Di María. Tras el bajón de la prórroga todo parecía a los penaltis pero Argentina se metió en octavos de final con suspense contra una fiera Suiza que sólo se rindió ante una brillante conducción de Lionel Messi y que lo intentó hasta el final con un postrero remate a la madera de Dzemaili. El "10" sigue alimentando el sueño del "Maracanazo".

Artículos relacionados