thumbnail Hola,
En vivo

Sudamericano U20

  • 14 de enero de 2013
  • • 00:00
  • • Estadio Malvinas Argentinas, Mendoza, Provincia de Mendoza
  • Árbitro: Daniel Fedorczuk
2
F
2

Argentina 2-2 Bolivia: Otra decepción albiceleste en el sudamericano sub'20

Argentina 2-2 Bolivia: Otra decepción albiceleste en el sudamericano sub'20

La desazón de los chicos argentinos / Fotobaires

Argentina no pudo con Bolivia. El empate terminó siendo justo por lo hecho por ambos durante el partido, si bien los de Trobbiani levantaron en la segunda parte.

Seis cambios hizo Marcelo Trobbiani para este partido frente a Bolivia. Así de perdido estaba el entrenador argentino. Un indicio nada más de lo que es hasta ahora este Sudamericano Sub-20 para Argentina. Un equipo que prometía desde los nombres y desde la decisión de juntar a todos en cancha por parte del entrenador. Una jornada duró tal convicción.

Ricardo Centurión y Juan Manuel Iturbe, dos nombres que suenan como figuras en el mercado de traspasos, uno para irse a Europa, el otro para reforzar a River. Los dos, que habían comenzado el torneo como titulares (algo lógico) hoy fueron al banco de suplentes. Así lo decidió Trobbiani, un ¿entrenador? con poca o nula experiencia, que demuestra su falta de pergaminos en cada decisión.

Argentina necesitaba ganar para seguir con chances. Las derrotas ante Chile en el debut y Paraguay en la segunda fecha obligaban a la albiceleste a encarar este partido ante Bolivia como una final anticipada. Claro, así era la teoría. De entrada se vio lo mismo que se vislumbró en el resto del torneo. Un equipo sin ideas para atacar, mal parado en defensa y nervioso por la situación. Bolivia, una selección con pocas luces, se aprovechó: a los once minutos se puso en ventaja por un derechazo de Danny Bejarano que se metió junto al palo. La gente en el Malvinas Argentinas no encajó el revés tan tempranero y comenzó a insultar a los jugadores locales...

Si los chicos argentinos ya estaban nerviosos antes de empezar el partido, después del gol sufrido perdieron totalmente el norte. Sin ideas con la pelota, empezaron a llover los bochazos de los centrales. El apuro llevaba a querer estar en el área contraria en dos toques. Bolivia, por su parte, esperaba tranquilo, como Paraguay en el partido anterior. El primer tiempo se fue así, con La Verde en ventaja y Argentina con un mar de dudas.

Para el segundo tiempo, Trobbiani decidió los ingresos de Alan Ruiz y Ricardo Centurión. Entre ambos le cambiaron la cara a Argentina. Ruiz comenzó a distribuir el juego y Centurión, tirado sobre la izquierda, revolucionó el ataque local. El empuje argentino se transformó en el empate rápido: a los tres minutos, Lucas Melano cabeceó un centro de Ruiz y marcó el tan ansiado gol.

El empate golpeó a los bolivianos, que se retrasaron aún más, y envalentonó a los juveniles argentinos, que fueron con todo por la ventaja. Un par de ocasiones de Alan Aguirre y Lucas Rodríguez fueron el presagio del gol de Luciano Vietto. A los 19 minutos, Viscarra, el arquero boliviano, tomó con sus manos un pase de un defensor propio. El tiro libre indirecto lo hizo Ruiz, que vio solo a Vietto y lo habilitó: el delantero de Racing le rompió el arco al pobre Viscarra.

Con la ventaja, Argentina se tranquilizó. Trobbiani, que había sacado a un central para poner a Centurión y a Ruiz, volvió a la línea de cuatro haciendo ingresar a Lautaro Gianetti. La Selección se acomodó pero siguió buscando el arco contrario. Argentina tuvo varias para estirar la diferencia pero no estuvo fino para definir. La más clara, un remate de Vietto que reventó el palo.

Con el partido totalmente controlado, una mano inexplicable de Gianetti en el área le dio vida a una Bolivia que ya estaba resignada. A los 41 minutos, Vargas aprovechó el regalo del defensor argentino y se hizo cargo del penal: 2-2 y a rezar porque se den algunos resultados.

Otra función fallida de los dirigidos por Trobbiani, que va a necesitar un milagro para clasificar a la segunda ronda, y otro para continuar en el cargo si es que no clasifica. Si bien el entrenador se ve perdido y sin reacción, los jugadores tampoco son ajenos a este mal momento. Los rendimientos individuales son muy flojos y colectivamente no se ve ninguna conexión. Ahora Argentina tiene jornada libre. Podría quedar afuera de la segunda fase incluso sin haber jugado la última fecha. Sería un fracaso rotundo y sin precedentes.

Artículos relacionados