thumbnail Hola,
En vivo

Primera División

  • 9 de marzo de 2014
  • • 17:00
  • • Estadio de los Juegos Mediterráneos, Almería
  • Árbitro: Carlos Clos Gomez
  • • Espectadores: 11869
1
F
3

Almería 1-3 Sevilla: Bacca y Gameiro no encontraron rival

Almería 1-3 Sevilla: Bacca y Gameiro no encontraron rival

EPA

El equipo de Emery, gracias a los goles de Bacca, Carriço y Gameiro, se llevó el duelo regional ante un rival que pasó la mayor parte del choque descolocado

Arrancó el partido con cierta pasividad por parte de ambos equipos. No movía mal el cuero ninguno de los dos, haciéndolo con verticalidad y encontrando espacios, pero la profundidad era mínima y las ocasiones no llegaban. La primera de la tarde se hizo esperar casi quince minutos, cuando Azeez remataba desde fuera del área tras un rechace posterior a un saque de esquina. El cuero se marchaba ligeramente desviado junto al palo derecho de Beto. La respuesta del Sevilla llegó cuatro minutos más tarde, cuando Carriço probó también fortuna a larga distancia, sacando un balón centrado que Esteban no tuvo problemas para embolsar.

A partir de ese momento, sin embargo, el dominio del Sevilla se fue haciendo cada vez más evidente y las llegadas empezaron a sucederse. Con un juego vertical, Esteban empezó a sentirse incómodo. Un contragolpe que acababa en un barullo dentro del área y un centro-chut de Coke que a punto se convertía en vaselina al fondo de las mallas fueron el prólogo del tanto de Carlos Bacca.

A la media hora del inicio, el delantero colombiano se zafaba de su marcador con un sprint potentísimo dentro del área, tras un fantástico pase de espaldas de Gameiro, para acabar batiendo por bajo a Esteban en el mano a mano. Desde entonces, el Sevilla dominó el partido por completo. El Almería era incapaz de crear fútbol, mientras que los visitantes se convertían en cuchillos por las bandas, con un juego rápido e incisivo. A pesar de ello, los delanteros no acababan de llegar a los centros de los extremos sevillanos, por lo que los de Unay Emery se iban a vestuarios con un solo gol anotado y tres remates realizados (dos entre los tres palos). Francisco y los suyos, por su parte, enfilaban el túnel dando las gracias por no acumular una desventaja aún mayor.

Tras la reanudación, salió el Almería pareciendo dispuesto a comerse el mundo y a darle la vuelta al choque. Sin embargo, poco le costó al Sevilla desbaratar esa actitud. En el minuto cinco tras la salida de los vestuarios, Reyes pondría un córner desde la derecha que Verza peinaría mal de cabeza para dejarle el cuero a un Carriço completamente solo en el centro del área, que solo tuvo que empujarla al fondo de la red.

El partido se le complicaba enormemente a un Almería que se volcó en el campo contrario, buscando sus mejores opciones a balón parado, como un libre directo de Suso desde dentro de la medialuna que debió ser penalti o una falta lateral que no remató nadie claramente. Sin embargo, Beto se mostraba sólido bajo los palos y evitaba el peligro siempre que llamaba a su puerta. Pero el partido aún cambiaría una vez más cuando Rakitic entró en el terreno de juego en el minuto 69 sustituyendo a Bacca. Desde ese momento, volvió a dominar el equipo visitante con un juego directo y bien dirigido hacia la portería rival. En una jugada de ese tipo, Rakitic se internaba en el área desde la banda izquierda para asistir a un Gameiro que solo tuvo que empujarla al fondo de la red desde el área pequeña.

El Almería marcaría un gol para defender su orgullo y soñar con un partido diferente cuando Zongo, dentro del área, en el minuto 84, sacó un pase entre líneas que superaba a toda la defensa sevillista para que Aleix Vidal, desde el lado contrario, enviara el cuero a las mallas. El gol aportó oxígeno a los rojiblancos, que dieron en los últimos minutos más sensación de peligro que en el resto de la segunda mitad, pero era demasiado tarde. El partido moría de acuerdo a lo visto sobre el terreno de juego durante la mayor parte del choque y el Sevilla se hacía acreedor de una merecida victoria ante un Almería que puso sobre el césped más errores que aciertos como para sacar algo positivo frente al fútbol directo, profundo y contundente de sus rivales.

 


Relacionados