thumbnail Hola,
En vivo

Primera División

  • 2 de noviembre de 2013
  • • 18:00
  • • Estadio de los Juegos Mediterráneos, Almería
  • Árbitro: César Muñiz Fernández
  • • Espectadores: 9278
1
F
0

Almería 1-0 Real Valladolid: La mano de Dios se reencarna en Rodri

El equipo de Francisco logra su segunda victoria consecutiva gracias a un gol con el puño del delantero y consigue sus primeros tres puntos en el Juegos del Mediterráneo

El UD Almería consiguió su segunda victoria consecutiva en la Liga BBVA tras vencer al Real Valladolid gracias a un gol del delantero Rodri con polémica, ya que el delantero rojiblanco remató con el puño la pelota al fondo de la red, sin que Muñiz Fernández se diera cuenta. De esta manera, el Juegos del Mediterráneo disfrutó, por vez primera, de tres puntos rojiblancos. Los pucelanos, por su parte, tienen motivos para quejarse en torno al tanto del encuentro, pero desarrolló un fútbol pobre y plano, no dando muestras de peligro en ningún momento del partido.

El partido comenzó igualado, con los dos equipos tanteándose. El juego se limitaba al centro del campo, algo que sólo se rompía con las internadas de Suso por parte de los locales y de Ebert y Omar Ramos por parte de los vallisoletanos. A los 6’ Ebert dio el primer aviso del partido, cuando centró con mucha rosca al segundo palo un balón que a Javi Guerra le quedó algo largo.

No fue hasta el minuto 19 cuando Mariño hizo su primera intervención destacada. El meta blanquivioleta, muy atento, llegó para despejar poco antes que Aleix Vidal, quien recibió un centro de Soriano. Poco a poco, el Almería se fue asentando sobre el terreno de juego, aunque tímidamente. A la media hora de juego ocurrió la mejor ocasión local hasta el momento: error monumental de Mariño al ceder la pelota a Aleix. Luego, Rodri y Soriano se enredaron con ella, hasta que acabó en línea de fondo.

Tras un gol anulado al Almería en el 31’ por falta de Rodri, éste mismo acabaría haciendo el único tanto del partido seis minutos después, reencarnándose en la mano de Dios de Diego Armando Maradona. Error clamoroso de Muñiz Fernández, que no vio cómo Rodri, con picardía, remató en plancha con su puño derecho. Incluso el goleador se quedó mirando al colegiado, pero éste dio el tanto por bueno.

En la segunda parte se esperaba un Valladolid más agresivo, con miras a buscar el empate con toda su artillería. Pero, a pesar del 1-0, su juego era entorpecedor y con falta de frescura en los movimientos de balón.  Con este panorama, el Almería seguía insistiendo en ampliar diferencias, y a punto estuvo de hacerlo en el 64’ por medio de un disparo duro y raso de Verza, pero éste lo acabó atajando Mariño en dos tiempos. Lo que sucedió tres minutos después rozó lo inverosímil. Suso y Rodri, en vez de hacer el 2-0 a placer, se estorbaron y desaprovecharon un rechace del portero a disparo de Aleix. Los del ‘Chanchi’ no cesaban en su intento y Azzez fue otro que rozó la segunda diana en el 70’, pero se encontró con las milagrosas manos de Mariño.

Arrastrado por la frustración, Ebert fue expulsado a 15 minutos del final al saltar con el codo arriba sobre Azeez, una acción que le condujo a vestuarios por ser amonestado por segunda vez. Si el Valladolid ya tenía problemas con once sobre el campo para sacar el balón del medio campo, con uno menos fue casi misión imposible para ellos. Incluso pudieron salir más despedazados del Juegos del Mediterráneo, pero Óscar en el 89’, primero, y Azzez, un minuto después, perdonaron el 2-0 al toparse ante un magnífico Mariño. Con esta victoria, el Almería catapulta posiciones y, con 9 puntos –seis de ellos en las últimas dos jornadas–, empieza a respirar aire fresco por la tabla. El Valladolid, en contra, se acerca peligrosamente a la zona de abajo, y cerrará la jornada con dos puntos más que su rival.

Artículos relacionados