thumbnail Hola,
En vivo

Primera División

  • 4 de abril de 2014
  • • 21:00
  • • Estadio de los Juegos Mediterráneos, Almería
  • Árbitro: Antonio Miguel Mateu Lahoz
  • • Espectadores: 8958
1
F
2

Almería 1-2 Osasuna: Estocada al Índalo

Almería 1-2 Osasuna: Estocada al Índalo

Getty Images

El equipo rojillo sacó los tres puntos con mucho oficio ganando a un rival directo por la permanencia en un partido que tuvo claro como afrontar y jugar para llevárselo

El miedo o temor es una emoción caracterizada por una intensa sensación, habitualmente desagradable, provocada por la percepción de un peligro, real o supuesto, presente, futuro o incluso pasado. Cuando se intensifica se produce el terror. El que da la Segunda División.  Esta turbación atenazó al Almería en el primer partido de la jornada. En la final que jugaba contra Osasuna. Ambos se presentaban en descenso con 30 puntos, los mismos que el Valladolid, ahora equipo referente para la salvación.
 
Y solo bastó un poco de intensidad, colocación y de saber lo que tenía que hacer en cada momento. Esas ideas no fluyeron en los jugadores del Almería, correosos en los primeros instantes pero sin nada predeterminado. Miel sobre hojuelas para unos rojillos con gana de desquitarse de esa racha de seis jornadas sin ganar (cinco derrotas) y al que se le había quedado el sabor agridulce del punto obtenido ante la Real Sociedad cuando mereció más.

Así las cosas, en el minuto 18, una acción colectiva dejaba a Oriol Riera solo para fusilar a Esteban y marcar su undécimo tanto en liga, dar continuidad a la diana que logró el pasado fin de semana y olvidar esa racha que le ha tenido dos meses sin mojar. Poco después, en una acción a balón parado, Arribas le “sacó los colores” a Marcelo Silva (que debutaba como titular en liga) ganándole la posición por alto en el balcón del área pequeña y hacer el segundo de la noche. El central ha marcado tres tantos con Osasuna, los tres de cabeza. El resto del partido, replegarse, tocar incluso con comodidad en el campo y esperar los balones bombeados almerienses. Coser y cantar.

Auspiciado por sus gestas recientes en los Juegos del Meditérraneo: le remontó a la Real Sociedad en dos ocasiones (4-3) y le empató un 0-2 al Valencia, el Almería cambió la actitud tras el paso por los vestuarios. Durante un cuarto de hora llegó a atrincherar a Osasuna, que hacía lo mismo que antes, pero con los dientes más apretados. La consecuencia no fue otra que el aumento de centros colgados, un disparo a las nubes de Óscar Díaz y una doble intervención de Andrés Fernández en una acción anulada por fuera de juego.

Fuegos de artificio para alguien especialista en estas lides. Incluso cuando la “tormenta amainó” Lobato tuvo el tercero en sus botas. Fue justo antes de que Soriano aprovechara un rechace para marcar el gol 200 del Almería en Primera, el décimo tercero con la camisola del Índalo (el quinto que más) y meter de lleno a su equipo en el partido. El propio Soriano, con la cabeza, tuvo el empate en el arreón andaluz que continuó al gol. Fueron unos instantes de sufrimiento que capearon como solo Osasuna sabe hacer, con Javier Acuña metiendo miedo y forzando la expulsión in extremis de Rafita.

Un equipo joven, con poca experiencia en Primera y con muchas dificultades de empezar con buen pie en su propio campo fue presa fácil para los navarros que, como vienen demostrando en los últimos años, se mueve como “pez en el agua” en este tipo de situaciones y que cuando tiene que puntuar, puntúa. Hoy no solo se llevó los tres puntos, sino que golpea la línea de flotación de la confianza de unos de sus rivales directos e igualar el average tras perder 0-1 en la ida. Casi nada.

Relacionados