thumbnail Hola,
En vivo

Primera División

  • 21 de septiembre de 2013
  • • 18:00
  • • Estadio de los Juegos Mediterráneos, Almería
  • Árbitro: Carlos Velasco Carballo
  • • Espectadores: 9646
2
F
2

Almería 2-2 Levante: Velasco Carballo impide al Almería lograr su victoria

Los locales se pusieron 2-0, pero un penalti y expulsión que sólo el árbitro vio condicionó un partido que terminó en empate

El Almería sigue sin encontrar la victoria en la Liga BBVA después de haber empatado en casa contra el Levante en un partido que tuvieron totalmente controlado hasta que el árbitro Velasco Carballo señaló incorrectamente un penalti y expulsión que echó por tierra todo el trabajo almeriense.

Los locales arrancaron el partido imprimiendo un ritmo fuerte y dominando el partido, conduciendo el juego por la bandas, sobre todo por un costado izquierdo en el que Nelson y Suso brillaron especialmente.

A pesar del dominio Almeriense, la defensa granota y Keylor Navas se empeñaron en impedir el gol de los rojiblancos mientras esperaban atrás para intentar sorprender al contragolpe, aunque en realidad lo lograron en pocas ocasiones.

En el último tramo de la primera mitad, cuando parecía que el Almería comenzaba a desinflarse, Verza logró marcar de penalti tras una falta de Juanfran en el área, que se encontraba totalmente desquiciado por Suso.

Con el 1-0 se llegó a la segunda mitad y el propio Suso prolongó la ventaja local con un golazo desde fuera del área, su primer gol como profesional. Así todo, y cuando el Levante parecía más muerto que vivo, Velasco Carballo resucitó a los hombres de Joaquín Caparrós al señalar un penalti inexistente y expulsar a Christian por doble amarilla.

El Zhar fue el encargado de anotar la penal máxima, así como Diop, con un cañonazo a la salida de un córner, devolvió el empate al marcador contra un Almería derrumbado que ya jugaba con diez hombres en el terreno de juego.

Ya en el tramo final de juego, ambos equipos se resignaron al empate y, aunque trataron de buscar la victoria, las fuerzas y el ánimo ya no acompañaban lo suficiente como para volver a mover el marcador.

Artículos relacionados