thumbnail Hola,
En vivo

Primera División

  • 20 de abril de 2014
  • • 12:00
  • • Estadio de los Juegos Mediterráneos, Almería
  • Árbitro: César Muñiz Fernández
  • • Espectadores: 11829
2
F
4

Almería 2-4 Celta: Nolito destroza los Juegos Mediterráneos

Dos tantos y una asistencia del jugador celeste facilitaron la goleada contra un rival directo

El Almería se jugaba la vida, el Celta no. El Almería tenía más que perder, el Celta no. Se vio en las intenciones iniciales. Francisco revolucionó el once y Luis Enrique también. El entrenador del Almería apostó por la contención, el músculo y la fuerza en el centro del campo, y no le importó sacar a un central improvisado como Marcos Tébar. El peligro del Celta estaba en zona de tres cuartos y eso era lo que había que parar. Por su parte, el técnico vigués esperó en dar el once como suele hacerlo, para renunciar al doble pivote, deshacerse de Oubiña y Fontás como mediocentro para contrarrestar el empaque almeriense con calidad. El Almería salió con miedos, el Celta no. Salió con todo y al ataque.

¿El resultado? Un baño en el juego y el resultado del Celta. El Almería fue una marioneta en manos de un cuadro olívico, que tiró de fútbol para dar un paso de gigante, sino definitivo, para la salvación. Con esta victoria tan contundente ante un directo rival, los vigueses ponen tierra de por medio, se colocan con 40 puntos y dejan a ocho la zona peligrosa. Algo han tenido que ver los cinco triunfos en Andalucía (1-2 en el Benito Villamarín, 0-5 en La Rosaleda, 0-1 en el Sánchez Pizjuán, 1-2 en el Nuevo Los Cármenes y 2-4 hoy en los Juegos del Mediterráneo).

Las tuvo Rodri nada más empezar. En el minuto 1, el soriano se revolvía en la frontal para rozar el poste derecho de Yoel. Poco después, volvía a generarse una ocasión en un balón caído del cielo para empalmar con la derecha, estrellarse con el poste y hacer que el Almería dejase de ser el conjunto de Primera División que menos había golpeado a la madera (4). Este inicio arrollador fue aplacado por el Celta a base de posesión, de toque y de juego. Krohn Delhi guiaba (48 balones al campo contrario en toda la mañana) y el resto creaba. Una genialidad de Rafinha sobre Ramón Azeez dejaba el cuero suelto dentro del área para que Nolito llevase el 0-1 en el marcador en el minuto 20. Antes, Esteban le había salvado un mano a mano inmejorable, después se encargó de robar (7) y de disparar (6) más que nadie. El de Sanlúcar de Barrameda anotaba, al final del encuentro, seis de los últimos nueve tantos de los vigueses.

Igual que su compañero, Álex López decidió perdonarle la vida al Almería. El ferrolano remataba y Esteban despejaba. Todo ello hasta que Francisco se quitó de en medio, una vez más, a Soriano, a su capitán, al hombre que había participado en cuatro (dos tantos y dos asistencias) de los últimos ocho goles del Almería, para dar entrada a Jonathan Zongo. Una decisión controvertida que dio sus frutos. Los andaluces, que habían jugado hasta entonces agazapados, se soltó a base de coraje. Una acción a balón parado fue la raíz del empate. Marcos Tébar se aprovechaba del despiste generalizado de la defensa gallega para protagonizar su primera asistencia en Primera a un Rodri que volvía a marcar más de cinco meses después. El máximo goleador rojiblanco sumaba su octavo gol en esta liga, siete de ellos marcados en la primera mitad.

Tras la reanudación, no hubo color. Luis Enrique se puso serio. Apostó por adueñarse de la zona ancha con la entrada de Madinda y dejó sin opciones al Almería. Sus jugadores, en este periodo, no les perdonarían la vida. Faltaba un detalle para desatascar la enorme diferencia de sensación que dejaron ambos. Ambas filosofías quedaron retratadas con el fallo de Muñiz Fernández. Nada más empezar, Fabián Orellana empezaba su repertorio, el que ofreció en la segunda mitad. Su pase a Nolito era en situación prohibida, el paisano de Luis Enrique no lo vio y Charles en boca de gol pedía perdón con el 1-2 (32 tantos marcó el brasileño el año pasado con los almerienses en su ascenso a Primera División).

Nolito participó con un gol y una asistencia (algo que solo logró esta temporada al final de la Palmera). Dos pases del andaluz en esta liga, dos tantos de Charles. Sin embargo, su protagonismo sería robado por un Fabián Orellana colosal entre líneas que Francisco no supo como parar. El invento de Marcos Tébar fue un desastre. De tal manera que el chileno asistiría, tras arrancar en posición legal, para el segundo de Nolito; y después premiaría su actuación con su tanto franco ante Esteban después de un gran servicio de Rafinha. Era la primera vez que el sudamericano marcaba y asistía en un partido de esta temporada, más que nada porque suma dos partidos seguidos dando asistencias tras estarse toda la campaña sin dar ni una.

El 1-4 era una realidad y pudo ser peor. Sin embargo, Óscar Díaz maquillaría con un golazo una derrota almeriense, que no empaña la crisis en la que se mete el Almería. Una segunda vuelta que está dejando mucho que desear (11 puntos), solo el Getafe (9) es peor en este aspecto, debido a la gran cantidad de tantos recibidos, (68) el que más de toda Europa siendo, como es, Esteban su principal baluarte.


Relacionados