thumbnail Hola,
En vivo

Primera División

  • 18 de mayo de 2014
  • • 18:00
  • • Estadio de los Juegos Mediterráneos, Almería
  • Árbitro: Javier Estrada Fernández
  • • Espectadores: 10000
0
F
0

Almería 0-0 Athletic: Fiestón en los Juegos Mediterráneos

Almería 0-0 Athletic: Fiestón en los Juegos Mediterráneos

Getty Images

El conjunto de Francisco continuará una temporada más en la Liga BBVA tras empatar sin goles ante los Leones en el partido de despedida de un ya legendario Esteban

Solo les faltó hacerse el paseíllo mutuamente. Con un solazo de auténtico Western y un ambientazo modélico de equipo de Primera, los Juegos del Mediterráneo acogían a dos de los equipos revelación de esta Liga. Ambos con su diferente fútbol, ambos con sus diferentes objetivos, pero los dos equipos han cerrado la temporada con matrícula de honor. Francisco y su Almería de autor, pese a estar prácticamente salvado pues solo una debacle le enviaría al infierno, necesitaba puntuar para seguir una temporada más en la máxima competición. Mientras que el Athletic quería cerrar su felina temporadón con otra victoria más a domicilio y lograr de esta manera, convertirse en el cuarto clasificado con la mejor puntuación en una Liga de veinte equipos.

Así, el técnico almeriense optó por dar mucho mayor mordiente al ataque de su equipo y propuso a Jonathan Zongo y Óscar Díaz como puntas de ataque. El delantero burkinés, un diablo en presencia y un potro en velocidad, se sacó en los primeros instantes del partido una arrancada que terminó en una peligrosa falta al borde del área. El posterior saque de falta, botado por Corona, se estrelló en la barrera y no supuso ningún peligro. Pero era el aviso de que el Almería necesitaba e iba a pelear la victoria.

Poco a poco y mediante un hiperactivo Beñat en el centro del campo, el Athletic fue comiendo terreno al Almería y metiendo a los pupilos de Francisco en su propia área. Pero le faltó al conjunto de Valverde la creatividad necesaria para tumbar el entramado defensivo almeriense, comandado por dos jugadores igual de modestos que competitivos, Ángel Trujillo y Marco Torsiglieri. A pesar de ello, Guillermo, ese cachorro bilbaíno con el nueve a la espalda en el que la parroquia vasca tiene muchas esperanzas, lo intentó en varias ocasiones, todas ellas sin la suerte necesaria para convertirse en gol.

Tras el parón por los incidentes en la grada de El Sadar –Pacharan is different–, el partido continuó de la misma manera que terminó. El Almería, cuyo miedo adquiría forma por los resultados que se daban, se aferraba a los saques de esquina botados por su capitán Corona. Pero sin Rodri en el césped, al conjunto almeriense le falta pegada. El Athletic, por su parte, encomendado a la velocidad de Muniain y Susaeta, lo intentaba por banda pero sus envíos se hundían en el mediterráneo sistema defensivo de Francisco.

Con el paso de los minutos y como si les diera pena el descenso de Osasuna, el Athletic incrementó su intensidad ofensiva, sobre todo, a raíz de la entrada de uno de los cinco centrocampistas que mejor fútbol han desplegado en esta Liga, Ander Herrera. En ese momento del partido, un gol de los leones en los Juegos del Mediterráneo le ofrecía la posibilidad a los navarros de salvarse si marcaban otro tanto al Betis. Pero sucedió todo lo contrario. Marcó el Betis en El Sadar. Y los focos del partido cambiaron a Vallecas.

Entonces, el Almería se lanzó a por la victoria en los últimos quince minutos de partido y mediante un eléctrico Aleix Vidal a punto estuvo de lograrlo hasta en dos ocasiones. Pero entre un valiente Iago Herrerín y el rocoso Etxeita dilapidaron las oportunidades del conjunto indálico. Ni la entrada del máximo exponente ofensivo del conjunto almeriense, Rodri, pudo romper el cerocerismo imperante.

Y eso que el delantero soriano criado futbolísticamente en Sevilla dispuso de las dos mejores ocasiones del partido, de esas que no solía fallar cuando se forjaba un futuro en los turbios campos del Grupo IV de Segunda B. Tras pases de ese rayo llamado Aleix Vidal en jugadas por banda derecha, el ex del Barça B no acertó con el gol, primero tras estampar su remate ante el cuerpo del cancerbero bilbaíno y, en segunda instancia, tras enviar una sutil vaselina al lateral de la red.

Con las gradas de los Juegos del Mediterráneo ya festejando la permanencia y planeando su invasión al césped transcurrieron los últimos minutos del partido. Pero antes, y como no podría ser de otra manera, Esteban regaló su mejor y última parada con el club almeriense de su vida tras encontrarse en un mano a mano con Guillermo y desbaratar la ocasión del cachorro. Al final, el Almería logra la permanencia en el último partido de Esteban en la Liga. Eterno el de Avilés, el primer portero asturiano en la historia con corazón almeriense.

Artículos relacionados