thumbnail Hola,
En vivo

Copa del Rey

  • 31 de octubre de 2012
  • • 22:00
  • • Campo Municipal El Collao, Alcoi (Alcoy)
  • Árbitro: Fernando Teixeira Vitienes
  • • Espectadores: 6500
1
F
4

Alcoyano 1-4 Real Madrid: El mazo tumba la moral

Alcoyano 1-4 Real Madrid: El mazo tumba la moral

Getty Images

Un equipo gris pero sumariamente efectivo se impone a un conjunto local que se presentó en el partido con gallardía y pujanza pero que claudicó ante la pegada del campeón de Liga

A falta de fútbol, sacó el mazo el Real Madrid ante el Alcoyano. Siempre el gol ha sido una diferencia reservada a los poderosos, y el equipo de José Mourinho lo ejemplificó en una primera mitad en la que le bastaron dos zarpazos de Benzemá y Kaká en los únicos disparos que realizó entre los tres palos para cerrar el partido y la eliminatoria. Dos futbolistas de 100 millones de euros que plasmaron la sideral diferencia entre uno de los conjuntos más ricos del mundo y un plantel de jornaleros, de supervivientes.

Salió el Alcoyano al campo respondón, con gallardía y resuelto a reclamar su cuota de protagonismo en un torneo que arrincona cada vez más a los humildes. La voracidad sin límites de los dos grandes del fútbol español, que ya no entienden de concesiones ni toman el mínimo riesgo de irse con el prestigio hecho jirones, y el sistema del torneo, rendido al doble partido, hacen casi imposibles las historias de David y Goliat. Aun así le sobraron arrestos a los locales, que en apenas cinco minutos habían botado cuatro corners. No dio el Madrid, con una defensa completamente experimental, sensación de solidez, y varios enredos en cadena concedieron opciones de sorpresa al Alcoyano.

Fue minimalista el planteamiento de Mourinho, destemplado por un campo de dimensiones reducidas donde el mínimo error en la salida de balón penaliza sobremanera. Ante este condicionante, al que se añadió la intención del Alcoyano de achicar espacios y presionar alto, el manager ordenó el juego directo, obviando centro del campo, también de fogueo con Essien y Alex Fernández. Adán, Varane o Carvalho fueron los lanzadores de un Madrid inconexo, que no encontró a sus volantes para hilvanar el juego. Sin brillo, el equipo de Mourinho sí que mantuvo una concertación disuasoria para su rival, aunque en ningún momento mostró un discurrir cadencioso. Fruto de uno de estos pelotazos sin excesivo acuse de continuidad, llegó el primero del Madrid. Un doble error de la defensa, que no acertó a despejar un balón frontal que no revestía excesivos problemas, terminó en franquicia para Benzemá, que ajustició al portero con un cabezazo picado a bocajarro.

No cambió el guión el Madrid tras el gol, que ciertamente redujo el ímpetu del Alcoyano, que sin aviso previo se encontró con un sopapo en el mentón. Las buenas intenciones locales obtuvieron un sumario baño de pegada. Ni aun así se hizo el equipo blanco con el control del balón, desdeñado por la propuesta tan vertical con la que se presentó El Collao. Fruto de otra jugada aislada, y con la efectividad de un asesino silencioso, Kaká, casi siempre atildado en partidos de bajo vuelo, hizo el segundo tanto del choque. Una conducción por el área en la que se fue perfilando hacia la zurda para cruzar, con su pierna izquierda, un disparo no excesivamente fuerte pero perfectamente colocado que se alojó pegado al palo largo del portero.

El paso por los vestuarios revitalizó levemente al Alcoyano, que se repuso de los mazazos recibidos en las postrimerías de la primera mitad. De nuevo se asomó al balcón de Adán, lo probó tímidamente y dispuso de una nueva batería de corners que empujaron a un equipo que no desfalleció en ningún momento. Ni siquiera tras el gol de José Rodríguez, que engalanó su debut con una parabola perfecta que embolsó con su pie derecho a la red. El tercer disparo del Madrid supuso el tercer gol de los de Mourinho. Encontró la recompensa el Alcoyano a un esfuerzo sobrecogedor con el gol de Javi Lara, que batió de falta al portero blanco. Benzemá puso la el punto final tras una buena combinación con Morata. Sin brillo ni arabescos, sin botar un saque de esquina y con menos fútbol del exigible a un equipo de su alcurnia, el mazo del Madrid derribó la moral del Alcoyano.

Artículos relacionados