Goal.com Home

thumbnail Hola,
 
Previo
noviembre 9, 2012 1:45 a.m. CET
 

Tigre 4-2 Cerro Porteño: A Tigre nadie lo despierta del sueño

El Matador venció a Cerro Porteño por 4-2 y ya está entre los cuatro mejores de la Copa Sudamericana. Fue un partidazo que, además, le dejó como premio el pase a la Libertadores

Por Juan Manuel Arizmendi | @JMArizmendi

Festejo Tigre
El plantel de Tigre festeja el avance a las semifinales de la Copa Sudamericana / FotoBaires
¿Cómo no soñar con Tigre? ¿Cómo no ilusionarse, ante un equipo que derriba uno tras otro a sus rivales, a fuerza de goles? ¿Cómo no pensar en lo más alto, si este equipo supera los retos que se le presentan? Esta noche, el matador lo hizo de nuevo. Luego de la derrota 1-0 en Paraguay, el equipo de Néstor Gorosito despachó a Cerro Porteño a fuerza de goles y ya está entre los cuatro mejores equipos de la Copa Sudamericana. Además, por ser el equipo argentino que más lejos llegó en esta competencia, sacó pasaje para la Copa Libertadores 2013.

Arrancó con todo el equipo de Victoria. Desde el primer minuto quiso llevarse por delante a su rival y lo logró. Santander dilapidó un par de acciones claras, y Maggiolo cabeceó suave en otra. Pero antes de que lleguen los lamentos, Mariano Echeverría le ganó a todos de arriba y le cambió el palo a Barreto con un gran cabezazo. Pero Cerro Porteño, lejos de derrumbarse, mejoró su producción estando abajo. Lo pudo empatar al minuto, pero entre Javier García y el palo le ahogaron el grito a Nanni. Mariano Uglessich también tuvo su oportunidad, pero cuando solo debía empujarla, remató desviado.

Cerro Porteño controló las acciones del primer tiempo, y estuvo más claro con la pelota. Jonathan Fabbro, el más lúcido de la visita, se adueñó de la manija del equipo de Jorge Fossati, y repartió juego para sus compañeros con gran criterio. Pero cuando el equipo paraguayo mejor jugaba, llegó un contragolpe perfecto de los locales. Santander subsanó sus malas definiciones y lideró al equipo lanzado en velocidad. Cedió para Rubén Botta, quien desde la izquierda sacó un gran remate que hizo imposible la defensa de Barreto. Un golpe durísimo, antes del descanso.

Luego del descanso, un corte de luz hizo que el partido se demore unos veinte minutos en reanudarse. Y ya en los primeros minutos volvió la acción y el fútbol en ambos conjuntos. Porque nuevamente Fabbro probó desde lejos, con un derechazo violento que reventó el poste izquierdo de Javier García, y en el contragolpe, llegó el tercer gol de los locales. Orbán habilitó a Botta, por izquierda, y éste centró para Santander, quien la empujó de cabeza. Nuevamente los visitantes salieron fortalecidos después del gol, y lograron descontar rápidamente, por intermedio de Salcedo, de cabeza. Y cuando solo quedaban veinte minutos para el final, Fabbro, de tiro libre, puso el 3-2 que cambió el dueño de la clasificación. Con ese resultado, el equipo de Fossati se imponía, al haber marcado más goles de visitante. Pero le duró poco la alegría a Cerro Porteño, ya que un par de jugadas después, Donatti marcó el cuarto gol, en una jugada que despertó polémica, ya que la posición del defensor era dudosa.

Cerro Porteño continuó buscando un tercer gol que le permita avanzar a las semifinales, pero el gol de Donatti due demasiado para un equipo que luchó siempre y dio sobradas muestras de jerarquía. Pero aún luego de la expulsión de Rubén Botta, el elenco paraguayo no logró remontar el marcador. Para Tigre, un momento histórico, que lo deja entre los cuatro mejores de la competencia, y le permite no despertarse del sueño en que vive. En la próxima instancia, el rival será Millonarios o la Universidad Católica, dependiendo del resultado entre el equipo colombiano y Gremio (de ganar los brasileños, el rival será el conjunto chileno).