thumbnail Hola,

Siendo dominada por un Zenit tan ambicioso como capaz de generar ocasiones, la Juventus volvió a mostrar su lado más agresivo. Se mantuvo paciente, esperando su ocasión y salvando los muebles en defensa. El Zenit no culminó sus llegadas y apareció Del Piero para, tras un golpeo estupendo a balón parado, mantener intactas las máximas del estilo juventino. Demasiado castigo para los rusos.

Por José David López.-

Juventus-Zenit
(1-0)

El regreso, mejor con ‘vieja guardia’

La reina madre de las competiciones abandonó Turín durante dos años pero la espera, teniendo como protagonista a uno de los grandes continentales, la Juventus, no podía alargarse mucho más. Para dar mayor acepción a una noche enérgica sobre el Comulane, el caprichoso destino quiso que el Zenit, actual campeón ruso, de UEFA y de la Supercopa europea, fuera el peligroso rival. Un ‘todopoderoso’ que estaba de vuelta al lugar de dónde nunca debió salir y un ‘novato’ con aires de grandeza que progresa a ritmo cardiaco.

Claudio Ranieri, que se había guardado la duda con su dupla de delanteros, apostó por la vieja guardia juventina dando entrada a Del Piero y Trezeguet por delante de Amauri-Iaquinta. Legrottaglie también se imponía de inicio al experimentado Mellberg. En los planes de Advocaat no había ninguna discusión pues seguía apostando por ese ‘árbol de navidad’ (4-3-2-1) con unos jugadores que tienen muy perfilado su trabajo. El ataque con Arshavin-Danny y el ‘gigantón’ Pogrebnyak, retaba el orden defensivo de los bianconeri.

Dos estilos contrarios pero simultáneos

Ni la Vecchia sorprende a nadie planteando un choque físico, con mucha presión y con la clara intención de buscar rápidamente la portería contraria, ni por supuesto lo iba a hacer un Zenit tan ambicioso y amigo del toque corto y preciso. Esos dos perfiles, bien ejecutados, pueden reflejarse simultáneamente y así ocurrió.

La primera gran ocasión corrió del bando ruso, que trenzó una estupenda combinación en cuatro toques que nació en Danny, siguió por el ataque y tras tres toques mágicos con un toque sublime, volvió a los pies del luso justo delante de Buffon. La dejada de Arshavin, por desgracia para la galería, no fue bien golpeada por el portugués, que la pegó flojo y desviado. Ante tan estupenda ocasión, los bianconeri dieron un paso adelante pera intentar frenar ese descaro visitante y lo consiguieron, en parte, gracias a dos ocasiones casi consecutivas. Un cabezazo de Trezeguet asistido donde sólo sabe Del Piero y un símil de Camoranesi (justo antes de lesionarse y marcharse a vestuarios) que pegó en el poste para marcharse fuera.

Controlando sus impulsos según avanzaban los minutos y siempre con las decisiones de un colegiado que debió olvidar que el contacto mínimo es eso, contacto y no falta, ambos matizaron mejor su aspecto defensivo. Sólo los detalles de Del Piero, que nunca falla a su cita con el foco, y la tremenda capacidad de trabajo de Pogrebnyak, un suplicio para el rival, dieron algo de ‘juego’ hasta el descanso.

Espera, espera y golpea

La dinámica del partido prosiguió su camino en la reanudación, pero con el Zenit controlando por completo la posesión y asomándose de vez en cuando con distintas alternativas. Detalles de Danny, pases de un Arshavin tapado pero activo y, sobre todo, una clara ocasión tras pase del extremo que el carrilero Sirl no acertó a rematar sólo ante la salida de Buffon. El monólogo ruso era completo y la Juventus, defendiendo con orden y cabeza, seguía esperando una ocasión de oro que llegó en un cabezazo de Poulsen que sacó con destreza Malaféev.

Y es que esa llegada dio alas a la Juve, que se mostró más agresiva desde ese momento. Apretó líneas unos minutos, encerró a su rival con varias jugadas a balón y en una de ellas, Del Piero se sacó un golpeo espectacular, con un giro extraño que sorprendió a Malaféev y le dejó en mal lugar. La espera había vuelto a resultar clave pues su rival, golpeado en sus intenciones, no volvió a levantase salvo en un disparo muy cercano de Denisov.

Victoria clave para la Juventus que le hace mantener el tipo y ese estatus inexplicable de máxima competitividad. Ranieri ya amenaza al Real Madrid mientras el Zenit, siendo más castigado de lo que merecía, se la jugará ante los blancos en la próxima jornada.

La Ficha del Partido en Goal.com

Toda la Champions en su Portada Exclusiva

¿TE GUSTA LA CHAMPIONS? ¡JUEGA YA MISMO AL CHAMPIONS LEAGUE MANAGER 2008/2009 Y DIRIGE TU PROPIO EQUIPO!

Relacionados