thumbnail Hola,
Biglia, elegido por Sabella para reemplazar a Gago, fue una de las figuras ante Holanda.

Los cuatro que se ganaron un lugar durante el Mundial

Biglia, elegido por Sabella para reemplazar a Gago, fue una de las figuras ante Holanda.

Getty

Sabella se la jugó: puso a Biglia y a Demichelis por Gago y Fernández que estaban en bajo rendimiento y a Lavezzi y a Enzo Pérez por Agüero y Di María. Le salió todo bien al DT.

Para enfrentar a Holanda en el partido más importante de la Selección argentina en los últimos 24 años, que le dio el pase a la Albiceleste a la final, Alejandro Sabella tomó decisiones importantes. Algunas hasta discutidas, otras apoyadas. Pero el técnico de la albiceleste decidió y se la bancó.

Gracias a esas decisiones, hubo cuatro jugadores que habían llegado a Brasil para esperar su oportunidad desde el banco de suplentes pero que terminaron siendo parte del once inicial. Como Lucas Biglia, que ingresó al equipo en lugar de Fernando Gago, de bajo rendimiento en los cuatro partidos en los que jugó, y fue una de las figuras ante la Naranja. En principio sorprendió su ingreso al primer equipo, ya que aunque Pintita no venía jugando bien, era uno de los indiscutidos. Sin embargo Pachorra optó por cambiar. Y el volante de Lazio cumplió y le devolvió al DT la confianza en él. Fue el compañero de Mascherano en el mediocampo, retrocedió y dio una mano enorme a los defensores, estuvo firme en la marca en la mitad de la cancha. Biglia había pasado con superioridad la primera prueba ante Bélgica y demostró por qué se quedó entre los 11. Terminó jugando con un vendaje especial tras una fuerte entrada de Janmaat.

Otro que obtuvo un lugar entre los 11, pero esta vez a fuerza de causalidades fue Enzo Pérez. El jugador del Benfica ingresó ante Bélgica cuando Di María sufrió una distensión y Pachorra lo mantuvo entre los titulares para jugar por un lugar en la final ante Holanda. El del mendocino fue, quizás, uno de los reemplazos más cuestionados, siendo que Argentina contaba con otras opciones como la de Ricky Alvarez. Pero Sabella dijo, defendiendo su elección, previo al partido de semis: "Enzo no tendrá las características de Ángel pero no se olviden que fue elegido como el mejor jugaro de la Liga Portuguesa". Y el cambio fue un gran acierto del DT de la Selección. Enzo jugó un gran partido. Se animó en el primer ataque de Argentina. Con decisión, atrevido, se mandó al ataque, se mostró muy activo y pidió siempre la pelota. Fue el más desequilibrante de la Albiceleste en los primeros minutos. Se conectó con Messi y jugó como si le sobrara experiencia para jugar esta clase de partidos.

Ezequiel Lavezzi también entró de manera obligada en lugar de Sergio Agüero cuando el Kun se lesionó ante Nigeria en el último partido de la fase de grupos y no se movió. Pese a no tener un buen partido contra Bélgica en los cuartos de final, el Pocho mantuvo su lugar. Y eso que Agüero estaba para volver. Sin embargo el entrenador bancó al delantero del PSG pero lo colocó como volante, que no es su posición habitual. No obstante, el ex-San Lorenzo se mostró muy rápido y en el primer tiempo mostró su mejor versión desbordando y tirando buenos centros.


Martín Demichelis fue otro cambio exclusivamente decisión del técnico por el bajísimo rendimiento de Federico Fernández, uno de los más flojos de la Selección en esta Copa del Mundo. Y fue otro acierto de Sabella: Micho volvió a ser uno de los más seguros de la defensa. Líder y bien plantado, el defensor del Manchester City controló el muy difícil ataque de Holanda. No sufrió en las pelotaas aéreas y entregó bien cada pase.

Artículos relacionados