thumbnail Hola,

Pumas de la UNAM, ¿entidad privada?

El cuadro universitario no ha reportado ganancias a la institución a pesar de vivir de sus recursos en más de 40 años, según un reportaje de la página Contralínea.

El cuadro de Pumas podría tener un problema más allá de lo futbolístico en su plato tras descubrir supuestos incumplimientos y registros que indican que el club se maneja prácticamente como entidad privada sin reportar ganancia alguna a la Universidad Nacional Autónoma de México.

A diferencia de equipos como Tigres o Monterrey que no son extensión de la entidad educativa, el cuadro capitalino lo es y siempre lo ha sido, viviendo de las ganancias que genera la UNAM, además de las propias; mismas que deberían ser compensadas en forma de retribución, situación que no ha sucedido.

Un extenso reportaje de portal Contralínea expresó que el Club Universidad Nacional, siendo Asociación Civil, debería aportar ganancias "para ayudar a la Universidad", situación que en más de 40 años no ha sucedido.

“Informamos que no ha habido ninguna aportación por parte del Club hacia la UNAM [Universidad Nacional Autónoma de México] por concepto de superávit en sus cuentas”, fue la contestación que dio la oficina del secretario administrativo de la institución en respuesta a la solicitud F8443, misma que el portal Contralínea solicitó.

Ernesto Villanueva, experto en transparencia, expresó durante una entrevista que dicha situación eran inaudita.

“Es un daño patrimonial que se haya permitido ejercer sin un retorno [las instalaciones de la Universidad], porque estamos perdiendo; estamos afectando recursos públicos para destinarlos al enriquecimiento de un tercero que es una persona privada”.

No solo no aporta, sino que se beneficia de los gastos en mantenimiento que genera la UNAM, siendo el último de 12.6 millones de pesos para la manutención del Estadio Olímpico Universitario y sus alrededores.

Al no haber un contrato de arrendamiento, la Universidad quedó sujeta a una cláusula dentro de la carta constitutiva de la asociación civil, que afirma: "La UNAM se obliga  a proporcionar a los administradores en ejercicio exclusivo de su gestión, el Estadio Universitario, sito en Ciudad Universitaria, México, Distrito Federal, para las actividades propias del equipo de futbol, así como para registrarlo, cuando se considere conveniente, ante la Federación Mexicana de Futbol, para que sea sede y se realicen en él tanto los partidos oficiales como los amistosos”.

Mismo acuerdo sucede con tanto la marca insigna de la 'Máxima Casa de Estudios', el cual es el Puma, y el nombre 'Pumas', para ser usado a disposición del Club Universidad sin ninguna retribución a cambio para la institución educativa.


“La Universidad le da a una asociación civil la exclusividad de que utilice su logotipo, su estadio… una serie de recursos públicos, sin nada a cambio. Debería tener algún retorno de ingresos, de inversión, pues son recursos públicos y tú no los puedes regalar a una empresa privada. Es un delito”, señaló Villanueva.

Para leer el artículo con la documentación oficial para la realización de dicha investigación da clic aquí.


Artículos relacionados