thumbnail Hola,

Benedetto se sube al podio con Núñez y Zamorano como el mejor debut de un extranjero en el fútbol mexicano, al lograr un hat-trick en su día de estreno con los Xolos de Tijuana.

A lo largo de la historia en el fútbol mexicano, han aparecido una serie de futbolistas extranjeros que se dedicaron a robar el corazón de la hinchada con actuaciones memorables. Muchos incluso se convirtieron en ídolos de los clubes donde jugaron y hasta el día de hoy siguen siendo venerados como estrellas que encandilaron al fútbol mexicano.

Están los claros ejemplos de futbolistas como Salvador Cabañas, que se ganó el respeto y admiración de Jaguares y América. La irrupción del paraguayo en México hizo recordar las grandes tardes que jugadores como Cabinho le hizo disfrutar a los Pumas de la UNAM. El mismo José Cardozo se transformó de un futbolista en el que todos dudaban, a un depredador natural del área.

Pero de todos estos ídolos del extranjero que pisaron el fútbol mexicano, ninguno logró la hazaña de conseguir un hat-trick en su partido del debut. El argentino Darío Benedetto logró igualar a otros dos futbolistas que lograron tal hazaña, durante el partidazo entre Atlas y Xolos en el Estadio Caliente, Benedetto logró conseguir un hat-trick en su debut, que tardó en concretar en el minuto 64 del partido.

Durante la temporada 2001 en el fútbol mexicano, el goleador chileno Iván ‘Bam Bam’ Zamorano logró su debut con un hat-trick anotado al Santos Laguna. El suceso ocurrió durante la fecha 2 del Torneo de Verano 2001 y el hat-trick lo logró concretar en tan solo 32 minutos. Hasta la fecha es el debut con hat-trick de un extranjero que menos tiempo llevó concretarse.

Pero el que se lleva las palmas en este podio de debutantes extranjeros, es el delantero uruguayo Richard Núñez, que logró anotar un hat-trick en 45 minutos de juego en su debut con Cruz Azul del Torneo Apertura 2005. Pero sin quedarse conforme con lograr los tres goles, al minuto 52 se apuntó el cuarto en su cuenta personal, para así convertirse en el mejor debut de un extranjero en la historia del fútbol mexicano. El partido se disputó ante los Tecos en el Estadio Azul, durante la fecha 3 del Apertura 2005.

Lo que Benedetto logró el viernes pasado, son sucesos que ocurren cuando de alguna forma se alinean las estrellas y se acomodan en perfecta sincronía para ejecutar una obra maestra. Este tipo de debuts deberían ser considerados incluso por los artistas del mundo, como una noche más en la que el ser humano logra explotar su expresión, como en cualquier otro arte sucede.

Tal vez Benedetto no logre convertirse en ídolo de la afición, incluso tal vez no termine de cuajar en México, pero por lo menos ya puede contarle a sus hijos que el día que debutó en México hizo brincar de alegría a una afición, que presenció una obra de esas casi inéditas, que suceden una vez  cada 5 años.

Artículos relacionados