thumbnail Hola,

Leo Messi aguantó durante cinco años sin recaer en una lesión de carácter muscular, aunque también ha tenido otras lesiones, de las que también se recuperó milagrosamente rápido.

Lionel Messi siempre se ha caracterizado por ser uno de los dos únicos futbolistas que muestran signos de mejora conforme más actividad tienen dentro del campo. El futbolista promedio llega a aguantar tan solo cierto nivel de presión y acumulación de partidos jugados.

Con jugadores como Messi y Cristiano Ronaldo el caso es diferente, debido a su complexión, resistencia y características físicas de súper atleta que ambos reflejan en sus números, es solo lógico y comprensible que ambos incrementen su rendimiento conforme más partidos juegan durante sus temporadas.

Del portugués sabemos que la resistencia es una de sus principales cartas de presentación, pero de Leo Messi, por su complexión y baja estatura, podríamos esperarnos que fuera un poco más frágil que el resto de los futbolistas, pero estamos equivocados si lo creemos de esa manera.

El FC Barcelona se ha esmerado en el tratamiento de la hormona de crecimiento que le pagaron a Leo desde su llegada a Can Barça, el cuidado físico de Messi desde que comenzó a despuntar en el primer equipo ha sido meticuloso y lleno de procedimientos que le han mantenido no solo en el mismo nivel, si no que se ha ido superando año tras año.

Tomemos como ejemplo la última lesión de Leo Messi de naturaleza muscular, fue en el ya lejano marzo del 2008, cuando enfrentaba una fase eliminatoria ante el Celtic de Glasgow. Desde el 15 de diciembre en el año 2007 Messi venía arrastrando una micro rotura de fibras que le aquejó durante los meses recurrentes.

Incluso la prensa catalana aseguraba que el problema "es su cuerpo, sus fibras musculares, sus propias características físicas que le hacen casi imparable en el campo, pero que al mismo tiempo le vuelven muy vulnerable a la hora de no padecer lesiones", aseguraron en diversos sectores de Barcelona. Leo no volvió a padecer de una lesión muscular hasta el pasado martes 2 de abril ante el PSG en París.

Pero esta resistencia de Leo no se ha comprobado solamente en lesiones de naturaleza muscular, el argentino también ha sufrido entradas horrendas que pudieron haber terminado con su temporada, e incluso le pudieron dejar fuera de competencia por varios meses, pero Leo siempre sorprendió a propios y a extraños.

Una de las lesiones más recordadas es la del famoso pisotón de Ujfalusi sobre el tobillo de Messi en la temporada 2010-2011. El día 19 de septiembre del 2010, el defensor checo cayó con todo el peso de su cuerpo sobre el tobillo derecho de Leo, en la imagen se ve claramente como se hincha el tobillo del argentino.

Todo el mundo se esperaba lo peor, muchos daban como mínimo una recuperación de entre tres y cuatro semanas, Leo regresó a los terrenos de juego a los diez días. Tanto el club catalán como el argentino mantuvieron su lesión en suspenso, un hábito que se convirtió en habitual cada que Leo se lesionó después de este episodio.

Pero la más recordada y reciente de sus sospechosamente rápidas recuperaciones, se dio a finales del año 2012. El argentino estaba casi obsesionado con superar la cifra goleadora de Gerd Müller de 85 goles anotados en un año natural. El miércoles 5 de diciembre del 2012, Leo enfrentó al Benfica con la eliminatoria cantada a favor del Barça y ese récord como principal objetivo personal, razón por la cuál el argentino terminó jugando ese partido.

El momento de suspenso llegó en un mano a mano con el arquero Artur Moraes, que terminó trabando su cuerpo en el suelo, al mismo tiempo que la rodilla de Messi quedaba clavada en el césped, en la imagen se ve como Leo sufre un golpe que pudo haberle hecho mucho daño en la rodilla izquierda.

De nueva cuenta pasó este fenómeno, en el que todo el mundo se paró por unos segundos para procurar que la lesión de Leo no fuera de mayor alcance. El resultado de este ‘teatro’ que se armó alrededor del bienestar de Messi vendió muchos periódicos para nada, ya que Leo estaba de vuelta pulverizando ese récord de Gerd Müller tan solo una semana después del golpe.

Con este historial ante nuestros ojos, podemos aclarar que esta canción ya la hemos escuchado antes y sabemos como va a terminar. La que parecía una micro rotura fibrilar de Leo Messi durante el partido de ida contra el PSG, terminará siendo una vez más una falsa alarma, innecesaria para todo un barcelonismo que se mantuvo a la expectativa y simplemente se asustó por el estado del argentino.

O también, esta falsa alarma puede ser un arma más de despiste, utilizada por el cuerpo técnico y médico del Barça, para jugar con la mente de Carlo Ancelotti y mantenerlos en duda hasta el último minuto. Lo que más claro queda, es que Leo se entrenó en la mañana del martes y durante esta mañana con normalidad y apunta para por lo menos, jugar algunos minutos en el partido de vuelta, aunque no sea necesario.

Esto nos da a entender, que en primer lugar, Leo no sufrió una micro rotura de fibras, porque de ser así hoy no juega seguro. En conclusión, no queda bien hacer creer a medio mundo que tu mejor elemento está indispuesto y a la hora de la verdad aparece dentro del campo como si nada hubiera pasado. El Barça juega al despiste y lo hace desde hace años con la misma canción de siempre.

Sigue a GOAL.COM MÉXICO en y también en 

Relacionados