thumbnail Hola,

El Rebaño Sagrado está en una oficial crisis, que lleva ya algunos meses. El comportamiento del equipo ha hecho olvidar un poco, la identidad natural del equipo tapatío.

Los números son fríos y hablan por sí solos, las Chivas Rayadas de Guadalajara siguen prolongando la crisis de juego y casi existencial por la que están pasando. La bipolaridad de sus dirigentes a la hora de tomar decisiones importantes está calando ya desde hace meses al primer equipo.

Este daño que ha hecho a los jugadores y a la afición, los mismos jugadores se niegan a aceptarlo y continúan luchando contra viento y marea para salir adelante. Hubo muchos futbolistas que prefirieron incluso dejar el barco, como son los casos de Gallardo, Esparza y Arellano. La tortura era tal para ellos, Chivas de corazón, que no pudieron soportar y no supieron aguantar este amargo trago de agua.

El Rebaño Sagrado cumplirá mañana dos meses y veinte días desde su última victoria en la Liga MX, la última victoria fue ante Gallos Blancos de Querétaro, el 3 de noviembre del 2012. Durante esa tarde, Marco Fabián salvó a un insípido Rebaño, con un gol en el minuto 83 del partido, para ese entonces la crisis ya estaba muy notoria y acentuada.

Después de esa victoria, no se ha podido ganar un solo partido, llegó primero la vergonzosa derrota ante los Xolos en el Omnilife. Después de esta derrota, llegó la Liguilla y la eliminación ante el Toluca.

Contra los ‘choriceros’, Chivas perdió totalmente el rumbo y perdió ambos partidos de la eliminatoria. El primero por 1-2 en el Estadio Omnilife y el segundo por 3-1 en el Nemésio Diez. El daño ya estaba hecho, Chivas culminaba su andar por el Apertura 2012 de manera mediocre y las cabezas rodaron.

En las vacaciones, Johan Cruyff fue el primero en salir, después llegó el nuevo Presidente Deportivo del club, Dennis Te Kloese y se deshizo de cualquier rastro de entrenador holandés en fuerzas básicas. El único que quedaba a bordo era John Van’t Schip, pero no tardaría mucho en salir. Una semana antes de que comenzara en Clausura 2013, Chivas ya estaba volviendo a armarse con nuevo técnico (Benjamín Galindo) y nuevas contrataciones (Sabah y el ‘Cherokee’).

El inicio del torneo fue prometedor, a secas, ya que Chivas se volvería a enfrentar a Toluca para la inauguración del Clausura 2013 y lo haría con un empate a un gol. En la fecha 2, Santos Laguna sentenció a las Chivas con dos goles del ‘Cepillo’ Peralta y durante la fecha pasada en el Omnilife, los de Galindo rescataron el empate en un partido francamente sin mucho color.

Aunque las lesiones de Rafael Márquez Lugo, Héctor Reynoso y la suspensión de Sabah le han limitado bastante al equipo, el siguiente partido ante Monarcas debe ser un llamado a levantar el orgullo. La afición de Chivas ya requiere una bocanada de aire fresco y los futbolistas también. Muchos de los integrantes de la plantilla han decidido aguantar a bordo de este barco, que en cualquier momento podría naufragar.

Este silencio e intento por despertar al equipo, lo hacen por amor a la institución y a la elástica rojiblanca. Porque es prácticamente predecible, que no han salido a declarar nada en contra de su actual directiva para no caldear más las cosas. Tengan por seguro que muchos de ellos, se siguen mordiendo la lengua, mientras los dueños del equipo sigue despedazando poco a poco, la dignidad que le queda al club. Lo que queda bastante claro, es que si Chivas se salva de este agujero negro en el que sigue en caída libre, será por los jugadores, afición y técnico, no por la directiva.

Sigue a GOAL.COM MÉXICO en y también en 

Relacionados