thumbnail Hola,

En vísperas del partido atrasado entre estos dos conjuntos, recordamos la noche que Marco Antonio Rodríguez manchó una gran final del fútbol mexicano.

Después de haber quedado en un emocionante empate a tres goles en el Estadio Nemésio Diez, Monterrey recibía al Toluca en la final de vuelta del Torneo Apertura 2005 de México. Este juego pintaba para ser épico, pero Marco Antonio Rodríguez decidió ser el protagonista que todos conocemos.

Los pupilos de Américo Gallego llevaban un once inicial de miedo para afrontar este partido, mientras que por el lado de Miguel Herrera, Guillermo Franco y Jesús el “Cabrito” Arellano eran las cartas fuertes del ataque de Monterrey. Esa noche, “Chiquimarco” pareció levantarse con las ganas de perjudicar a la “Pandilla”.

En la primer jugada clara de peligro, un muy joven Severo Meza evitaba la caída de su portería, deteniendo un disparo lejano desde fuera del área.  Paulo Serafín sería el primer cliente de “Chiquimarco”, que al comenzar el partido, sería expulsado, para poner a Monterrey a nadar contra corriente desde el principio. El resto del partido se condicionó con esta acción, el espectáculo quedó manchado y nada fue igual a partir de ahí.

En otra acción clave del primer tiempo, al correr el minuto 22, Luis Pérez cometió una tonta falta en medio campo, que le valdría la tarjeta amarilla bien señalada. El primer tiempo se iría con un empate sin goles y pocas emociones, el show lo tenían reservado para el segundo tiempo.

Una de las jugadas clave dentoda la serie fue una gran atajada a dos tiempos que el argentino Hernán Cristante logró hacer antes de que llegaran los goles del Toluca. El guardameta sacó de la chistera una reacción felina por entre sus propias piernas, para desviar el balón y mandarlo agónicamente a tiro de esquina.

Apenas al arrancar el tiempo complementario, continuaría el show de Marco Antonio Rodríguez. El “Chícharo” González sería el segundo cliente del polémico árbitro y se iría a la calle por patear en la cara accidentalmente a un jugador del Toluca. Corría el minuto 49 y Monterrey ya jugaba con 9 en una noche que se tornaba cada vez más negra en el Estadio Tecnológico.

La superioridad numérica fue aprovechada por el uruguayo Vicente Sánchez, en uno de sus mejores torneos con el conjunto escarlata.  El charrúa tomó el balón desde tres cuartos de cancha y definió entra las piernas del arquero de Rayados. Toluca ya ganaba 1-0, 4-3 en el marcador global. Pero “Chiquimarco” no terminaría de estar conforme con este marcador favorable para Toluca.

Después de haber orquestado la jugada del que pudo ser el gol del empate, una ocasión fallada clamorosamente por el “Cabrito” Arellano, Luis Pérez cometería un grave error. El mediocampista se terminó tirando dentro del área, intentando vender un penal. Marco Antonio Rodríguez tuvo ojo de halcón en la jugada, leyó muy bien las intenciones de Luisito y lo mandó a la calle en el minuto 74.

Vicente Sánchez aprovecharía una vez más, el regalo de Marco Antonio Rodríguez en el minuto 91. El uruguayo hizo un recorte dentro del área y definió con la zurda, para decretar el 0 a 2.  Tan solo tres minutos después, el “Rengo” Ezequiel Díaz remataría la faena del campeonato, con un gol definido con la derecha desde un costado del campo.

Hay muy pocos recuerdos tan amargos y grises para la afición de Monterrey. Pocas veces se ha podido retratar un sentimiento de tristeza tan generalizado en un estadio de México, como el que se vivió esa noche en el Tec.

Los aficionados Rayados se entregaron a su equipo en su estadio a pesar de la derrota. Este capítulo negro fue uno más de los episodios que forjó la leyenda de esta afición tan fiel y dedicada, que radica en la “Sultana del Norte”. Lugar donde las pasiones se encienden más que en ningún otra ciudad mexicana, especialmente cuando se juega el Clásico Regiomontano.

 

Sigue a GOAL.COM MÉXICO en y también en 

Artículos relacionados