thumbnail Hola,

Hace cuatro años, Tigres explotó en el último cuarto del partido para restregarle una goleada a los Rayados en pleno Estadio Tecnológico.

Era el Apertura 2008. Tigres había ganado los últimos dos Clásicos Regios a su acérrimo rival. En el Estadio Tecnológico comenzaba un duelo tenso donde los aficionados de los Rayados exigían a su equipo el término de la racha felina.

En ese Monterrey, militaba una dupla ofensiva que al comienzo del torneo, prometía tantos para los locales pero no había entregado su mejor versión: Humberto Suazo y Jared Borgetti. La zona defensiva era la misma historia. Aún con zagueros sólidos como Felipe Baloy y José María Basanta, los Rayados mostraban carencias atrás.

A pesar del arranque flojo de Monterrey, había expectativa de que una victoria sobre los universitarios podría lanzar al equipo hacia una liguilla que no se veía tan lejos. Mientras tanto, Tigres también necesitaba de un resultado positivo para afianzar su lugar en la fiesta grande.

El primer tiempo vino y se fue. Casi treinta minutos del segundo tiempo, también. El cero a cero prevalecía y no parecía que habría ganador en esta instancia de los viejos rivales norteños. Tigres había ido por todo, mandando a la cancha a Blas Pérez y Pedro Benítez en búsqueda del gol.

Pero fue Rayados quien salió adelante al minuto 74. Carlos Ochoa gritó el primer tanto del encuentro y regresaba el aliento a la parcialidad local con el 1-0 y solamente quince minutos para la réplica. Era más que suficiente para Tigres. Jose Antonio Rivas no tardó mucho para emparejar, tres minutos después del tanto de Ochoa, "La Palmera" ya hacía el empate.

Monterrey se desmoronó. Penal a favor de Tigres. Lucas Lobos hacía el 2-1 desde los once pasos, y Carlos Ochoa se convertía en héroe y villano al ser expulsado minutos después de su gol. Lobos firmaba doblete al minuto 84 y abría la brecha ante un Monterrey que no se hallaba con diez hombres sobre la cancha.

Sin piedad, Tigres clavó el cuarto por medio de Francisco Acuña ya en tiempo de reposición. UANL se retiró del Estadio Tecnológico con una gran goleada que, a veinte minutos del final, no daba ni pista de siquiera ocurrir.

Cuatro años después, permanece como un juego del recuerdo por el abultado resultado... y por ser la última victoria felina en el Estadio Tecnológico.

Sigue a GOAL.COM MÉXICO en y también en 

Artículos relacionados