Opinión: Neymar llegó al Barcelona para trascender junto a Messi

Nuestro columnista Pavel Ibarra, sale a calmar la euforia y acallar críticas sobre el posible rendimiento de Neymar y lo hace con números y hechos que le han dado muchos trofeos.

Bastante se ha especulado con la llegada de Neymar al FC Barcelona, muchos incluso han llegado a sentenciar que por ser un futbolista brasileño, por naturaleza fiestero, no terminaría de explotar futbolísticamente. También hay muchos medios de prensa deportivos, que aseguran que su fichaje es una apuesta demasiado arriesgada para el conjunto culé.

Al leer y escuchar todas estas críticas, para mi sin sentido, me fui dando cuenta de que la mayoría de los detractores de Neymar intentan compararle con Robinho, otro futbolista del Santos que pintaba a ser un crack mundial y terminó desilusionando a medio mundo. La comparación con Robinho no tiene color, empezando por el número de goles que anotan. A todos ellos que hablan de Neymar libremente, habrá que recordarles con qué tipo de jugador estamos tratando. Sonará muy pretencioso, pero Neymar podría ser uno de los mejores jugadores de la historia, en gran parte por el talento que atesora en sus botines.

Para enlazar el estilo de juego de Neymar con otro compatriota suyo a lo largo de la historia, no debemos irnos tan lejos, Ronaldinho trajo mucha alegría al Barça con su sonrisa y el descomunal talento, que llegó a ser reconocido por el más acérrimo rival en un Clásico Madrid-Barça en el Bernabéu. Pero Neymar tiene más similitudes a un futbolista que a día de hoy, es reconocido como el mejor regateador de la historia: no puede ser otro más que Mané Garrincha.

El cazcorvo extremo por derecha, campeón del mundo con Brasil fue pionero del desborde y el engaño en el mano a mano. Si vemos algunos de sus videos y vemos los de Neymar, las similitudes asombran a la hora de sortear, engañar y romper la cintura de sus rivales a diestra y siniestra.

Y si de números se trata, los de Neymar a sus 21 años, son los de un auténtico Balón de Oro en potencia. Neymar ha logrado anotar 170 goles entre el Santos y la Seleçao, ha logrado ganar la Copa Libertadores y un puñado de campeonatos nacionales. Así que no solo son sus regates los que asombran al mundo cuando le ven jugar, es también esa capacidad innata que desarrolló en el Santos, para convertirse en el jugador que desatascaba partidos y marcaba siempre la diferencia.

Ningúno de los mejores jugadores de la historia, ni Messi ni Cristiano Ronaldo, solo Pelé, tenía mejores números que los de Neymar a los 21 años. Lo de Pelé es para quitarse el sombrero, ya que a los 21 años ya era campeón del mundo y contaba con casi 400 goles en su carrera deportiva.

Pero fuera de los pasmosos  números del Rey Pelé, los de Neymar tienen un lugar especial en los anales de la historia del fútbol carioca, que se acercan un poco a los de un Ronaldo, que a sus 21 años ya había metido 225 goles como profesional y deslumbró al que se le puso en frente.

En el ámbito de madurez y posible adaptación al Barça, por el contrario de cómo muchos aseguran, Neymar llega a Barcelona sabiendo perfectamente su rol. El chico llega a un equipo con un engranaje trabajado, del que él solo será una pieza más dentro de ese gran motor. Que a la larga puede culminar en ver a dos de los mejores regateadores, prestando sus goles y juego de conjunto para que la gente se levante de sus asientos y se asombre al verlos combinar.

En resumen de acuerdo con las nociones antes expuestas por un servidor, Neymar está siendo tratado injustamente, ya que aún no ha pisado un campo de España para comenzar a juzgar y hacer conjeturas que aún no cobran sentido. Habrá que esperar para que entre a jugar y él nos diga si será un grande o no con los pies y su cabeza. Hay que darle el beneficio de la duda, pero yo no tengo dudas de que el chico deslumbrará allá donde juegue y hará historia al lado de Messi, Xavi e Iniesta en el Barça. Será solo cuestión de tiempo para que Neymar se gane a pulso a todos esos detractores que tanto hablaron de él en su llegada a Europa.

Tal vez no la rompa en su primer año, si lo hace no me extrañaría, pero tengan por seguro de que estamos por disfrutar de un viaje de proporciones épicas, en el que se verá balando Samba y Tango al Camp Nou, con Messi y Neymar como protagonistas de esta película estilo súper producción de Hollywood, que no puede mas que terminar en un final feliz, simplemente por el talento innato de ambos futbolistas para provocar alegría con su fútbol.

Sigue a GOAL.COM MÉXICO en y también en