thumbnail Hola,

Con la eliminatoria ante Jamaica a la vuelta de la esquina, recordamos la leyenda urbana, trágica y futbolera del abuelo del reggae, Robert Nesta Marley.

Nadie iba a pensar que uno de los ídolos musicales más venerados de la historia tuviera esa pasión casi brasileña por el fútbol, Bob Marley amaba tanto a la pelota como lo hacía con la música y siempre se encargó de demostrarlo. Ya fuera durante sus descansos, a la hora de la comida o antes de sus conciertos, Robert Nesta Marley se acostumbró a dar unos toques a la pelota sin separarse de ella.

Incluso se inventó un rumor sobre su muerte, relacionado con el fútbol. Se dijo que el incidente que a la postre causó su muerte, fue causado en un partido de fútbol, en 1977 jugaba en un partido como volante creativo por izquierda. En ese encuentro, la leyenda urbana asegura que Bob recibió un pisotón muy fuerte en el dedo gordo de su pie derecho. El que había efectuado esta falta, fue el periodista Danny Baker en un partido en el Battersea Park en Gran Bretaña.

La herida de Marley se expandió desde su pie hacia arriba por todo su cuerpo, y eventualmente el cáncer que se produjo terminó matándolo tres años después. Cualquiera que fuera la razón del cáncer que aquejó a Bob, él mismo aseguró que su religión no aprobaba la amputación de su pierna para que no se expandiera la herida.

Él respetó las creencias de su religión y dejó que el cáncer terminara con su vida, en la mañana del once de mayo de 1981, en el Cedars of Lebanon Hospital, ahora conocido como Hospital Universitario de Miami.

Pero el mito de la música provocó esa leyenda urbana, aún no comprobable, gracias a su extremo gusto por el fútbol.

Boys Town FC, es el equipo del que la leyenda del reggae fue hincha, es uno equipo que se encuentra en unas de las zonas más pobres de la capital jamaiquina. Cuentan con tres campeonatos nacionales de liga y un estadio con una pequeña tribuna. Después de su crianza en Nine Mile, Marley vivió su adolescencia en Tranchtown, lugar de donde es el Boys Town FC.

Uno de sus amigos personales y entonces manager de Bob, el internacional jamaiquino, Allan Skill Cole. Se refiere a Marley con cariño en las entrevistas, especialmente cuando habla de la relación que tuvieron el fútbol y su amigo. Cole asegura que Marley era ferviente aficionado del fútbol brasileño.

Incluso existe una anécdota muy conocida, que cuenta cuando Marley visitó Rio de Janeiro en 1980, un año antes de su muerte. Durante su estancia ahí, jugó diferentes tipos de cascaritas con varias personalidades del fútbol y la música. Pero la anécdota que más se recuerda, fue cuando Bob se ganó una camiseta con el ‘10’ de Pelé del Santos de Brasil, obsequiada por Paulo César Caju, Campeón del Mundo junto a ‘O`rei’ en 1970.

El equipo que Bob Marley integró en esa cáscara, estuvo compuesto por Paulo César, Junior Marvin (guitarrista de The Wailers), el cantautor brasileño Chico Buarque, el cantante de reggae Jacob Miller, el cantante brasileño Toquinho y el propio Bob. El partidillo quedó 3-0 a favor del equipo de Marley y Julio César terminó regalando esa playera del Santos al ídolo jamaiquino, ese fue uno de los regalos más preciados que Bob atesoró hasta su partida.

Bob recuerda con cariño el fútbol brasileño, se siente completamente identificado con él, tal vez sea por la coexistencia que los brasileños tienen entre el fútbol y la música. Esta facilidad para combinar ambas, es vista por muchos como una herencia cultural, de las más ricas y significativas de la cultura carioca. Debido a la directa relación con la música, este tipo de fútbol era el que obviamente atrajo más a Marley, quien lo menciona así: “Rivelino, Jairzinho, Pelé, Brasil es mi equipo. A Jamaica le gusta el fútbol debido a los brasileños”, aseguró el ‘León de Jamaica’.

Dentro de la amplia galería de fotografías que existen de Bob dominando o pateando un balón, se encuentra también una foto legendaria. En dicha estampa, se aprecia a Marley dominando un balón, en lo que parece la parte de atrás de un escenario y a su lado se encuentra el también legendario guitarrista norteamericano, Jimi Hendrix.

El día de su trágica muerte, después de que el melanoma maligno se extendiera a sus pulmones, hígado y cerebro, tras decirle adiós a este mundo. Bob Marley fue enterrado junto a sus más grandes pasiones en la vida, su guitarra Gibson Les Pauls, la biblia del movimiento rasta, unos pedazos de cannabis y una pelota de fútbol.

Sigue a PAVEL IBARRA en

Artículos relacionados