thumbnail Hola,

El ‘Vasco’ ha cambiado por completo el chip de los jugadores y afición, ha convertido Cornellà en una fortaleza y sigue acumulando puntos y alejándose del descenso.

Después de una gran tempestad para los ‘Periquitos’, llegó la calma en Barcelona, y con esa calma vino acompañado Javier Aguirre. Muchos en México lo criticaron duramente  por su precipitada toma de decisiones durante la última Copa del Mundo en Sudáfrica.

En España es otra historia, los diarios deportivos españoles se rinden ante los métodos del estratega mexicano. Desde que llegó, el equipo ha cambiado completamente su accionar, se le nota más ganas al vestuario y el orden defensivo que han logrado hasta ahora ha sido una gran sorpresa para la afición ‘periquita’.

Hasta el día de hoy, la prensa mexicana no se explica como es que Aguirre logra tan buenas gestiones en los clubes que ha entrenado en España(con excepción del Zaragoza) y cómo es que con la selección mexicana cometió los errores que le costaron la clasificación a cuartos de final con el Tri.

 

Invicto en casa y reconciliación con la afición.

Uno de los datos más sorprendentes de la llegada de Aguirre al Espanyol, ha sido su rendimiento en Cornellà. En este estadio, los catalanes se han convertido casi en imbatibles como locales y le han puesto las cosas muy difíciles a todos los equipos que los visitan. Aguirre se propuso volver a los fueros del ayer, en los que Cornellà era una fortaleza infranqueable, en la que ha logrado cuatro victorias y un empate en cinco partidos jugados.

Todo el mundo sabe lo difícil y exigente que es la afición de Barcelona, más cuando se tiene como vecino a uno de los mejores equipos del mundo, esto pasa en todas las grandes ciudades que tienen derbys durante la temporada. La afición ya se estaba cansando de los pésimos resultados y la afición ya no confiaba en el equipo.

Después de estos malos resultados, la llegada de Aguirre se recibió con mucho escepticismo, la gente tenía fresco el recuerdo del fiasco de Aguirre en el Zaragoza y en la selección mexicana y pensaba que su contratación sería un fracaso rotundo. El Diario deportivo Marca asegura en un análisis del ‘Efecto Aguirre’ en Barcelona, y menciona que : “Aguirre ha devuelto la alegría y el ánimo a una afición que estaba muy desilusionada”, asegura el periódico madrileño.

Javier Aguirre también se ha encargado de recuperar jugadores que alguna vez fueron importantes en los equipos que militaron, futbolistas que llegaron al Espanyol con la ilusión de hacer bien las cosas con Pochettino, pero que no terminaron de hacer click con el estratega argentino.

El ‘Vasco’ notó esto y se propuso a la labor de recuperar uno por uno, primero fue Sergio García, que ahora ejerce como el ‘9’ fijo del equipo y lo está haciendo muy bien. El catalán es fiel a la afición del Espanyol y día a día demuestra que es el estandarte del equipo.

Simao Sabrosa y Joan Capdevilla son futbolistas veteranos, que Javier Aguirre ha sabido motivar y dosificar para que le rindieran al nivel más alto. Esta es otra faceta que no conocíamos de Javier Aguirre, la capacidad de recuperar talentos empolvados y sacarles el mayor brillo posible. Sean jóvenes o experimentados, en cualquier posición hay competencia sana con Javier Aguirre como comandante, todos los futbolistas sienten que juegan un papel importante en el esquema de Aguirre y se lo demuestran con esfuerzo y entrega dentro y fuera del campo.

 

Otro de los aspectos que debemos reconocer de Javier Aguirre, es la capacidad que ha tenido de recuperar un grupo totalmente hundido por los problemas de descenso y regresarlo a las viejas glorias que alguna vez gozó. Este papel de ‘terapeuta’ que ha desempeñado Aguirre, también era uno de sus talentos que creíamos ya perdidos y que ha recuperado casi por completo desde su llegada al Espanyol.

El subidón anímico que los futbolistas han tenido con Javier Aguirre, ha sido tanto sorprendente como rápido. Desde el primer partido se notó una actitud diferente en el accionar y en las ganas del equipo por salir del problema. Esto es gracias al trabajo psicológico que Aguirre ha logrado implementar sobre los futbolistas. Esta nueva actitud, en parte es gracias a los resultados positivos, ya que desde que llegó Aguirre al banquillo, solo no han puntuado ante el Barça en el Camp Nou.

El efecto Aguirre viene de la mano con la recién obtenida victoria número 100 como técnico profesional en la Liga Española de Javier Aguirre. Esta debe ser una motivación más para toda la plantilla, que ven en el ‘Vasco’ a la principal razón por la que han logrado despertar del estado criogénico en el que estaban suspendidos.

Sigue a PAVEL IBARRA en

Artículos relacionados