thumbnail Hola,
Eric Gómez: Grupo Pachuca vs. TV Azteca, una guerra donde sale perdiendo el aficionado

Eric Gómez: Grupo Pachuca vs. TV Azteca, una guerra donde sale perdiendo el aficionado

Getty Images

Televisión Azteca y Grupo Pachuca tienen a algunos de los empresarios más influyentes del país en sus esquinas, y su pelea ya incursionó en el deporte más popular del país.

Vamos a ser sinceros. Los ángulos de cámara no están tan horribles como varios afirman que están. Esa es la única disculpa que voy a hacer para el beneficio de TV Azteca, la cadena televisiva que es dueña de tres equipos profesionales y poco a poco se ha hecho de más peso específico en el ámbito futbolero de México.

De ahí en fuera, lo que desconcierta, molesta y de plano insulta al aficionado es el hecho de que una pelea entre multimillonarios venga a irrumpir en nuestra bendita experiencia frente a la televisión. La publicidad es una parte bastante normal del fútbol, tan infiltrada en nuestro amado deporte que felizmente pagamos cientos de pesos por las playeras de nuestros equipos favoritos para fungirle a compañías de la talla de Nike, Adidas, Puma, Atlética, Under Armour, Bimbo, Bwin, Banamex, Cementera Cruz Azul, Qatar Foundation, Aon, y muchas más como anuncios móviles cada vez que portamos las camisetas de los clubes en las calles.

Aún así, la publicidad no es lo más importante en el deporte, y honestamente es debatible que tan efectivo puede ser para un televidente o espectador en un estadio ver un anuncio sobre la cancha en lo que se refiere a su futura preferencia por dicho producto. O sea, ¿sí tomas más Coca-Cola porque lo viste anunciado en el Estadio Azteca? Los mercadólogos se han estado preguntando eso durante años.

Por lo mismo, resulta increíblemente estúpido que TV Azteca no quiera "promocionar" la publicidad estática del Estadio Hidalgo. La razón ya sabemos. Gracias al simple hecho de que Carlos Slim, la persona más rica del mundo según Forbes y enemigo actual de Ricardo Salinas Pliego y Emilio Azcárraga, dueños de Azteca y Televisa, respectivamente, haya comprado el 30 por ciento de las acciones de Pachuca y León, tenemos ángulos raros en las transmisiones desde el Estadio Hidalgo para bloquear las ya mencionadas vallas de publicidad estática.

Es un frente más en una guerra que se pelea cada vez que compramos un celular, prendemos la tele, vamos a la tienda departamental o hasta abrimos una cuenta en un banco. Al final de cuentas, se percibe que el perdedor aquí será la televisora, ya que ha fracasado en no permitir que Slim forme parte del fútbol mexicano, con el gancho al hígado siendo la pérdida en derechos para transmitir los partidos de León.

Eventualmente, TV Azteca dejará de actuar como novia plantada en el altar y mencionará a León en sus crónicas deportivas, cambiará nuevamente el posicionamiento de sus cámaras en los partidos de Pachuca y caerán en cuenta que la tecnología y la apertura social tanto legal han llegado al punto en que algunos equipos escogerán transmitir sus partidos por cadenas de cable.

León funge actualmente como piloto de prueba para otros equipos que eventualmente podrán irse del duopolio de tele abierta para ser recibidos con los brazos abiertos por las cadenas de cable que sueñan con formar parte importante del negocio detrás del fútbol mexicano. Esos días ciertamente se acercan, pero por el momento siguen estando ligeramente visibles a la gran distancia.

Mientras tanto, el vértigo del cual algunos se quejan al ver las transmisiones desde el Estadio Hidalgo continuará, y los hombres que mueven hilos muy gruesos de nuestro querido México seguirán peleándose en una guerra de negocios y cantidades exorbitantes que también logró manchar al fútbol.

Sigue a ERIC GOMEZ en

Artículos relacionados