Columnistas

miércoles 9 de julio de 2014

Caption

La base del éxito teutón es caer, pero aprender a levantarse sin cambiar su ideología y sin alardear pese a la victoria o derrota, considera José Ramón Fernández