thumbnail Hola,

Nuestro columnista analiza el tema de la Multipropiedad, el cual según la Liga MX, terminará en los próximos cinco años.

"El miedo no anda en burro", o "No hagas cosas buenas que parezcan malas". México es un país de dichos y refranes, los cuales utillizamos todos los días para burlarnos e ironizar sobre las actividades diarias que los ciudadanos vivimos. El fútbol como una de las cosas menos importantes de lo más importante, nunca se queda a un lado.

Qué hermosa noticia, aquello del adiós a la Multipropiedad, pensarán los que ayer no estuvieron al tanto de la información que la Liga MX dio a conocer. Al fin nos regiremos por las leyes de FIFA, caerán otros. Humo blanco y del bueno, en la santa casa apostólica de la calle Colima en la Colonia Roma. Qué buenos somos, oh Dios mío.

Cuánta tinta tiramos y cuánto esfuerzo en los dedos hemos metido los representantes de los medios de comunicación denunciando un hecho sucio y contradictorio al señalar el daño que había en nuestro balompié cuando un solo dueño tenía tres o cuatro equipos.

Cuántas veces no denunciamos, sin tener las pruebas en la mano, juegos que parecían amañados o que podían estar arreglados. Pobres americanistas, en esta época de algarabía por su final contra Cruz Azul, les seguimos echando en cara que su título con Necaxa vale para nada y para poco. "Lo compraron", siguen gritando muchos.

Y así, como el ejemplo anterior podríamos seguir con más y más. Pero la noticia no es mala, y es que en cinco años más, la Multipropiedad se acaba. Y yo me pregunto, ¿alabado quién les abrió los ojos? o tal vez, ¿qué maquiavélico asunto hay detrás para que se nos acabe el negociazo que es el fútbol para los que tenían más de una franquicia?

La respuesta es de cuatro letras, que juntas, forman un apellido poderoso. Regularmente lo recordamos cuando levantamos nuestro teléfono o nos lo embarran con listas de Forbes donde encabeza el reinado de sumas millonarias que apenas entendemos que existen. Lo que pasa con la multicitada e irónica Multipropiedad se da solo por el temor que Carlos Slim está metiendo a los antiguos dueños del balón. No a todos, solo a unos de ellos. Sabemos de antemano quiénes son.

Su entrada fulgurante al fútbol mexicano hace casi un año puso los pelos de punta a algunos. León y Pachuca han sido solo el arranque de una nueva era en las transmisiones del balompié azteca. En el caso de la Fiera, lejos del conglomerado televisivo que maneja nuestro deporte predilecto.

Al final, y dicho con todo respeto, son equipos que no tienen tanto arrastre a nivel nacional. Nadie denigra su importancia en nuestro fútbol, pero simplemente en el tema negocio no es tan sensible como un América, Cruz Azul o... Chivas.

Lanzar amenazas al aire puede ser contraproducente. Ventilar nombres al aire, puede ser amenazante. Tener el dinero para comprar esos nombres que están en el aire y hacerlo amenazantemente puede crear pavor en sus alrededores. El 'Efecto Slim' ha hecho eso y más vale, de a poco, empezar a derribarlo antes que se haga un monstruo de cien mil cabezas, impagable e imparable.

En la última semana han existido rumores. Si Carlos Slim compra a Chivas, o si adquiere a Santos Laguna. Quizá los derechos televisivos de Rayados. El magnate mexicano podría si quisiera, comprar a todos los equipos de nuestra liga y transmitirlos en su nuevo medio de comunicación. Las rebanadas del pastel ya no estarían para dos o tres, sino para uno solo.

Antes que eso suceda. Que Grupo Carso adquiera un club o los derechos televisivos de un equipo, y los sume a los tres equipos que posee, hay que ponerle un alto en seco. Hay que ir planeando cómo detenerlo, aunque eso nos lleve cinco años y vaya en contra de nuestros intereses inmediatos. Pierdes un poco, pero no dejas todo a la calle.

Que no se golpeen el pecho gritando rezos al cielo. La Multipropiedad seguirá de muchas formas, solo es momento de defender los intereses y protegerse de un hombre que puede robarles el sabroso pastel que cada semana, cada semestre y cada año se comen.

Solo imagínense el terremoto futbolero que habría si Slim compra al Rebaño Sagrado. Sería un ecatombe que laceraría a muchos... solo imagínense.

Por lo pronto, la decisión está ahí. Con la medida, han comenzado a salir grupos lastimados, como lo es la afición de Jaguares de Chiapas y todo el grupo que laboraba ahí. Conozco a varios que estaban en dicha institución, sea en directiva o mercadotécnia, que al gusto de un servidor, eran los mejores en su posición.

A Jaguares se le extrañará. Su afición no era la más grande, pero tampoco era de las que dejaba solo a su equipo. Era competitivo y le daba color a la liga. Hoy se van de la nada, víctimas de 'don dinero' y del temor de sus dueños que hacen cosas buenas, pero que en el fondo, muchos sabemos, no son del todo "buenas".

Faltan cinco años, en los que pueden pasar muchas cosas en México. Por lo pronto, se podría presumir un avance que en otras circunstancias debería ser digno de aplauso, aunque en el fondo exista un sentimiento que no deja un sabor de boca grato. Ya ven, uno siempre es fatalista, pero porque así nos han enseñado a ser.



Sigue a GOAL.COM MEXICO en

----------------------------------

Andrés Corona Zurita es el Editor Adjunto de Goal.com México. Laboró en Mediotiempo.com como Productor Multimedia. Actualmente crea contenido especial para Goal.com México y escribe una columna semanal.



Artículos relacionados