thumbnail Hola,

El analista de fútbol internacional y nacional Pepe del Bosque analiza para Goal.com México los problemas que aquejan al entrenador de la Selección Mexicana.

La tensión en la Selección Mexicana sigue creciendo después de hilar en la eliminatoria mundialista dos empates a cero goles en el Estadio Azteca y tres empates en tres partidos disputados. Si bien resulta impensable que el gigante de la zona no asista a Brasil, la realidad es que el estratega mexicano, José Manuel de la Torre, sigue dejando muchas lagunas tácticas.
 
PRIMER PECADO
 
Carlos Salcido: La insistencia de colocarlo de contención ya es necedad. Aporta muy poco a la ofensiva, tiene poca visión de campo, la mayoría de sus pases son horizontales, carece de dinámica y empieza a mostrarse lento, sobre todo, en las transiciones. En Tigres se entiende su posición tomando en cuenta que delante tiene un constructor natural, Lucas Lobos. 
 
SEGUNDO PECADO
 
La Medular: Es ilógico jugar con dos centrocampistas de corte defensivo partiendo del "4-2-3-1" que plantea el Chepo. Lo vemos en otras selecciones que manejan el mismo sistema. Alemania, Holanda o Bélgica son ejemplos perfectos. Este sistema tiene muchas variantes pero para un funcionamiento óptimo hay que partir de un principio clave, nunca se deben utilizar dos recuperadores. Si juegas con el mayor porcentaje de posesión lo ideal es colocar un contención nominal (recuperador) y un mediocampista armador, un Pável Pardo. Hoy México sólo tiene un jugador de esas características, "Jona" Dos Santos. 
 
Para jugar de manera vertical con el mismo sistema -- como mejor se ve esta Selección -- se requiere de un contención nominal y un jugador de ida y vuelta, es decir, con Héctor Herrera.
 
Esto explica el porqué se le han complicado los dos partidos en el Azteca en esta eliminatoria. Jamaica y Estados Unidos pusieron el camión atrás y con el balón la selección se nubla, se notan pocas variantes y los contenciones tienen poca influencia en la elaboración del juego. En San Pedro Sula el partido fue más abierto y con espacios largos se vio bastante bien, a pesar de jugar con dos centrocampistas defensivos (Zavala-Salcido).
 
TERCER PECADO
 
Los laterales. Hace tiempo que la Selección no sufría tanto en este sector. Por izquierda nos encontramos a Torres Nilo. Jugador con buen recorrido defensivo pero con una plana proyección ofensiva. Por derecha se han buscado opciones, ninguno convence. Meza cumple defensivamente pero no sabe salir jugado, Aguilar ofensivamente es útil pero defensivamente en línea de cuatro es una opción que no ofrece seguridad, quedó claro contra Jamaica. El "Guti" Estrada no es del gusto del Chepo, no lo entiendo. 
 
Una característica del "4-2-3-1" es la proyección de sus laterales, en este equipo se nota su poco grado de influencia al momento de atacar. Lo podemos ver en equipos de élite como el Bayern Münich con Alaba-Lahm o incluso en el Real Madrid con Coentrao/Marcelo-Arbeloa. 
 
CUARTO PECADO
 
El "pecado original", Carlos Vela: Es increíble que no esté en la Selección el jugador en mejor momento, desde hace más de un año. Es cierto que "no quiere venir" pero si el Chepo fuera a San Sebastián seguro se resolvería el problema. Si aún así decide no ser convocado, no hay discusión, habría que borrarlo.
 
Carlos Vela puede ofrecer variantes ofensivas de sobra. Movimientos entre líneas, intercambio de posiciones, cambios de ritmo, juego vertical, etc. No hay debate, hace falta, mucha falta.
 
QUINTO PECADO
 
La prensa. El manejo del Chepo ante los medios de comunicación ha sido muy malo. El detonante fue el partido contra Jamaica. Las ruedas de prensa se vuelven pesadas porque siempre está a la defensiva, evita el diálogo con reporteros y no acepta los errores, soberbia total. Claro, si cantaste con él "aquí está el TRI", seguro tienes la exclusiva. El Chepo se secuestró a sí mismo. 

Artículos relacionados