thumbnail Hola,

Andrés Corona: El nuevo Tri

La selección azteca ha cambiado su estilo. Atrás quedó el fútbol ofensivo y llega un juego de mayor respeto. Con el 'Chepo', al Tri me viene mejor jugar fuera del Azteca.

México está a un pequeño paso, tan corto y tan largo, común o complicado. El más difícil de dar e incluso, el que seguramente marcará el destino entre pisar firme o tropezar nuevamente en la viga de equilibrio.

En los últimos años, la selección mexicana ha estado más acostumbrada a ser un trapecista que juega al cirquero cuando no hay una red por debajo. Lo vivió el cuadro de Enrique Meza, el de Hugo Sánchez o el de Sven Göran Eriksson, todos exaltándonos de más cuando era inmerecido e inútil el sobresalto.

La selección de José Manuel de la Torre decidió prematuramente arrancar su andar en el camino rumbo a Brasil con un resbalón que nadie pensaba. Un mes y medio después de aquel bochornoso empate ante Jamaica en el Estadio Azteca, es momento de tomar la decisión de seguir la sombra de procesos negros de años anteriores, o bien, recapacitar en el trayecto y volar por aires menos turbios.

El choque ante Honduras es quizá, la visita más compleja de todo el Hexagonal. Hay distintas vertientes que así nos lo muestra. Por antagonismo, complejidad del campo, presión de la afición rival, clima y el notable crecimiento del equipo catracho.

Sin embargo, dentro de este comprensible instante de duda, existen variables que podrían tranquilizar un poco a la afición y darle cierta dosis de incomodidad a la escuadra catracha en el duelo del próximo viernes.

Vivimos a un cuadro azteca diferente a anteriores procesos. Las escuadras de José Manuel de la Torre no son vistosas ni espectaculares, pero son sólidas  y aprenden a jugar con la desesperación del rival. Son mayormente defensivas y más inteligentes a la hora de atacar.

A este Tri le gusta más ser visitante que local. En el Estadio Azteca las diversas selecciones que se miden a México suelen ir a esperarlo, a atrincherarse atrás y a jugar con la desesperación que puede caer sobre si no se marca un gol pronto.

Es una obligación que México vaya al frente ante su gente, que domine, que posea la pelota y que marque la mayor cantidad de goles posibles. No importa qué tanto los rivales del área hayan crecido, para la afición, muchos veces se vive de hace cuarenta años cuando los resultados tenían una 'manita' de anotaciones a favor del Tri.



Por lo mismo, cuando el Tri sale a campo adverso, cuenta con la calma de realizar el fútbol que mejor despliegan los equipos de José Manuel de la Torre. Una importante fortaleza en su defensiva, una recuperación rápida y voraz en el medio campo y con base en eso, apostar por las dos bandas aztecas que se encargan de jugar para el punta mexicano. ¿Dos delanteros? ¿Cuándo ha funcionado 'Chicharito con Oribe u otro?.

México saldrá a esperar a Honduras. Lo invitará a que ataque, al final, ellos son los locales y los obligados. Y visto por lo que se enseñó en el inicio del Hexagonal y los últimos antecedentes, los centroamericanos son los favoritos. Qué mejor para un equipo al que siempre le ha dolido ser el que parta a favor en las casas de apuestas y que se siente más tranquilo cuando es la víctima.

El Tri de Bora, Meza y Eriksson cayó en San Pedro Sula con las mismas armas. Intentó tocar la pelota con gente talentosa en el medio campo, fue al frente presa de la desesperación que invadía en el caso del 'Ojitos' y el sueco, al equipo ante los pobres resultados previos. En cambio, Honduras brincó líneas, esperó y esperó hasta que con contragolpes, asestó golpes definitivos. Ahora, por estilo, el Tri podría hacerle a la inversa.

En el análisis de un servidor, muy probablemente el 'Chepo' jugará con Jonny Magallón y Jorge Torres Nilo por las bandas, dos jugadores que defienden mucho mejor de lo que atacan y que se mantendrán bien encerrados en su línea. Contener a Emilio Izaguirre es imperativo, ahí entra el jugador del León.

'Maza' y Moreno parecen inamovibles en el centro. Mientras que en la contención, que a nadie le extrañe si De la Torre manda a tres contenciones de inicio para poblar de fuerza su medio campo. Ahí, Jesús Zavala podría ser el pivote central apoyado a un costado por Carlos Salcido y Gerardo Torrado. En fortaleza, ambos son mucho más fuertes que Roger Espìnoza y Boniek García, los 'inteligentes' de Honduras.

Adelante, Andrés Guardado y Giovani dos Santos serían los encargados de generar la mayor cantidad de pelotas para Javier Hernández. Carlos Salcido y Gerardo Torrado dan alternativas ofensivas al ser jugadores de pegada cuando disparan de larga distancia y que suelen ser frontales a la hora de soltar un pase.

México llegará poco, pero lo hará. Defenderá muy bien, con fuerza y rapidez, no se pueden tener las mismas desconcentraciones que con Jamaica, pues los delanteros hondureños no son tan malos, dicho con gran respeto, como los artilleros caribeños.

Al final, en el pronóstico de un servidor, creo con gran certeza y confianza que el Tri ganará el partido. Este es un equipo distinto y está acostumbrándose a romper mitos por muy largos o cortos que sean. El que Honduras esté tan confiado y exista tanto triunfalismo en sus bocas, solo hace pensar que están jugando con el cuchillo más filoso que tienen en su cocina. Si pierden, se van a tener que comer muchas palabras de más que han señalado.

El Tri es el Tri. Y como lo dijo Hernán Medford, a México no le asusta ni le espanta el ambiente hondureño. Podrá no ser espectacular, pero estamos quizá, ante el cuadro azteca más efectivo y solido que nos ha tocado ver. Y si no me creen, echen un ojo a los resultados de la era De la Torre, con todo y sus derivaciones olímpicas.

Sigue a GOAL.COM MEXICO en

----------------------------------

Andrés Corona Zurita es el Deputy Editor de Goal.com México. Laboró en Mediotiempo.com como Productor Multimedia. Actualmente crea contenido especial para Goal.com México y escribe una columna semanal.