thumbnail Hola,
'Tifosi' de Nocerina

Los jugadores de Nocerina fingen lesión para suspender un partido

'Tifosi' de Nocerina

Getty Images

El derbi de la tercera italiana Salernitana-Nocerina acabó a los 21' porque cinco futbolistas visitantes fingieron lesión ante las amenazas de sus propios barrabravas.

Los barrabravas hacen lo que se les antoja casi en cualquier lugar del mundo. Este fin de semana, por ejemplo, pudieron con el normal transcurrir de un partido de fútbol. Los seguidores de Nocerina, equipo de la tercera división italiana, no querían que se celebrase el clásico de Salerno y lo consiguieron.

El partido Salernitana-Nocerina se suspendió a los 21 minutos del primer tiempo por una causa insólita: futbolistas del equipo visitante fingieron lesiones, provocando de esta manera un número insuficiente de jugadores para continuar el normal de desarrollo del partido.

¿Qué hay detrás de esta tan curiosa como triste historia? Los jugadores visitantes en este clásico local habían sido previamente amenazados por los violentos de su equipo. Se les prohibió la entrada en el estadio a dichos barrabravas, que reaccionaron violentamente. Aparte de los disturbios fuera de la cancha, amenazaron de muerte a sus propios jugadores, intentando que éstos no saltaran al campo de juego.

El partido comenzó con 40 minutos de retraso. Los jugadores de Nocerina, aterrorizados, habían decidido que no jugarían el partido. Encerrados en el vestuario, anunciaron su decisión al árbitro, pero las autoridades de la ciudad acudieron para obligar la celebración del encuentro.

No les quedaba otra a los futbolistas visitantes que, en su intento de no ser "castigados" por sus propios hinchas, idearon una estrategia inédita: con el partido ya en juego, el técnico de Nocerina realizó los tres cambios permitidos durante los minutos iniciales y, tras ello, cinco jugadores fingieron lesiones importantes. El resultado: el equipo se quedó con menos de los siete miembros mínimos exigidos por el reglamento, por lo que, ante tal eventualidad, el árbitro tuvo que suspender el encuentro.

Tras el partido, los barras de Nocerina que habían llegado hasta las cercanías del estadio de Salernitana se manifestaron en su plaza municipal alardeando en cánticos "hemos ganado nosotros", además de alquilar una avioneta que se paseó con la pancarta: "Respeto por los de Nocera y sus ultras".

Ahora, Nocerina está en serio riesgo de ser excluido de la competición, según afirmaron las más altas autoridades deportivas italianas, como la Federcalcio, la Lega Pro y el Coni. El presidente de la Federación Italiana de Fútbol, Abete, afirmó tras los hechos: "Es un asunto tristísimo que nos hace reflexionar sobre el papel determinante de las bandas criminales hasta el punto de condicionar a clubes y jugadores".

Artículos relacionados