thumbnail Hola,
El jugador belga llegó para reforzar el medio campo de Manchester United.

Uno de tres para Manchester United

El jugador belga llegó para reforzar el medio campo de Manchester United.

Manchester United

El resultado del mercado para el equipo inglés no fue el esperado y aunque al final llegó Fellaini, David Moyes quería algo más. El United cree con esto le alcanza.

Pocas veces se había visto a Manchester United tan desconcertado. El último día del mercado de pases reflejó una realidad del equipo inglés, que fue extraño ver durante la época de Alex Ferguson, pues este manejaba la salida y llegada de jugadores con una facilidad que beneficiaba al club, lo cual ahora con David Moyes es difícil repetir.

Los nombres iban y venían, de Thiago Alcántara a Marouane Fellaini, hubo una distancia inmensa. Entre ellos estaban Cesc Fabregas, Luka Modric, Ander Herrera y muchos otros, pero finalmente fue el belga el que llegó a Old Trafford, por una cifra mayor de la que se había pactado.

Al pedido de un volante, se sumaron las ganas de llevar a Leighton Baines, pero Everton no estaba dispuesto a perder a dos de sus mejores jugadores y con el poder en la mano, hizo esperar hasta último minuto a los Diablos Rojos.

De otro lado, negociar con Barcelona parecía una “misión imposible”. Pues además de David Villa y de quienes no son tenidos en cuenta por el entrenador, los catalanes no se seducen por un mercado que no tiene mucho que ofrecerles y prefieren, en esos casos, no tocar a su plantel.

El panorama desde el comienzo fue complicado y sin importar esto, como si fuera la primera vez que negociaba, Manchester United empezó a lanzar todo tipo de propuestas, sin que ninguna funcionara. Más plata por Baines, tres ofertas por Fabregas y la opción perdida de Alcántara, fueron el resultado del afán.  

Y el último día, casi sin tiempo, uno de los primeros apuntados, Marouane Fellaini, concretó su llegada. El volante, que en algunos casos es más fácil reconocer por su pelo que por su estilo de juego, espera ser la pieza clave que necesita el equipo y aparece como solución.  

Con base en esto, el resultado no es malo, llega un volante que era la prioridad del entrenador, el jugador tiene buenas características para cumplir la tarea que se necesita y se mantuvo a Wayne Rooney, que puede ser clave ya que tiene capacidad de arrancar desde mitad de cancha.

Sin embargo, queda la incógnita respecto a lo hecho. La victoria o derrota en un mercado de pases, además de subjetiva, está marcada por la inteligencia del negocio, el beneficio económico y el aporte deportivo que se consiga en el equipo y en varios de esos aspectos Manchester falló.

Le faltó inteligencia y demostrar su experiencia de equipo grande, para llevar a quien quería y al precio justo. El mercado de esta temporada fue difícil, si no, pregúntenle a Arsenal, pero en estos casos se imponen los que más saben y esa materia el United ya la tenía aprobada.

Por lo tanto, se puede hablar de empate, porque los de Old Trafford llegaron a su objetivo y sumaron un punto, pero al mismo tiempo perdieron dos: algún refuerzo extra y ese plus que ya había ganado con su experiencia en el fútbol mundial.

Artículos relacionados