thumbnail Hola,

En una Asamblea donde pasó de todo, los clubes votaron el Código Disciplinario FIFA y eligieron nuevo Ejecutivo. El titular de Danubio no aceptó el cargo y quedó el de Rentistas.

La elección fue tan dramática como la situación misma del fútbol uruguayo. Nada más llegar, se encontraron con la sorpresa que la Confederación Sudamericana de Fútbol suspendió políticamente a la AUF, por lo que se retrasaron las tan esperadas decisiones.

Luego de aceptar la renuncia del Ejecutivo encabezado por Sebastián Bauzá (polémica e invitación a pelear mediante entre el presidente de Peñarol y un delegado de Nacional, porque los Manyas junto a Liverpool querían el retorno de Bauzá), aprobaron por unanimidad el Código Disciplinario FIFA que el gobierno pedía para volver a permitir que la policía entre a las tribunas del Estadio Centenario y el Parque central.

Por fin llegaba el momento. Debían definir los nuevos nombres del Ejecutivo. Y otra vez polémica. El presidente de Danubio, Óscar Curutchet, que hasta ese momento era el candidato, decidió no aceptar el cargo por “decisión personal” de último minuto.

Y otra vez sopa. Liverpool tampoco aceptó el cargo máximo y tras varias idas y venidas, el Ejecutivo provisorio quedó conformado por Wilmar Valdéz de Rentistas, Jorge Barrera de Peñarol, Alejandro Balbi de Nacional, Ignacio Alonso de Rampla Juniors y Roberto Pastoriza de Juventud de Las Piedras.