thumbnail Hola,

Con tres goles de Antonio Pacheco, el Mirasol superó 3 a 1 a Defensor y conquistó el título uruguayo.

Como salido de una película, aquel que empezó de la peor manera terminó como el gran héroe. Antonio Pacheco, el que se fue por la puerta de atrás hace dos años, el que volvió a inicios de temporada y que se fracturó en su primer partido, el que estuvo cerca de dejar el fútbol, el que volvió con como en sus mejores tiempos, fue el héroe absoluto.

Peñarol le ganó 3-1 a Defensor Sporting y lo hizo en forma justificada. El mirasol fue superior a lo largo de los 90’, manejó con mayor criterio la pelota y generó mucho más peligro que un Defensor Sporting frío, casi helado, que no dio la sensación de estar jugando una final, con errores defensivos que el mirasol aprovechó para sacar ventaja.

Una muy buena jugada colectiva hilvanada por derecha, con Mathías Aguirregaray, Fabián Estoyanoff y Pacheco como actores, culminó con la buena definición del “Tony” para poner el 1-0 a los 26’.

Pero la noche soñada del capitán no terminaría allí. Para agigantar más su figura, Pacheco se encargó de estirar las diferencias 11 minutos más tarde al convertir en gol un penal bien sancionado por mano de Matías Malvino. Dos goles de ventaja luego de 45 minutos que ya daban la sensación de ser suficientes.

La frutilla en la torta llegó a los 79’, con el tercer gol del “Tony” luego de otra gran combinación ofensiva y una definición certera, a la que llegó porque Juan Manuel Olivera (que había sustituido a Marcelo Zalayeta) abrió las piernas y lo dejó de cara a Campaña. Fue el 3-0 y la copa, porque el descuento de Adrián Luna simplemente maquilló el resultado.

Peñarol, de punta a punta, vuelve a ser campeón uruguayo por primera vez desde 2009/2010.

Artículos relacionados