thumbnail Hola,

El actual campeón del fútbol colombiano quedó eliminado y sin oportunidad de defender su título de campeón que obtuvo el semestre pasado. Goal te trae un análisis de las causas.

El actual campeón del fútbol colombiano quedó prácticamente eliminado de los cuadrangulares finales del fútbol colombiano, como premio a una mala campaña con resultados adversos y con un fútbol que no es claro.

Wilson Gutiérrez puede que tenga gran parte de la responsabilidad como entrenador, pero sus dirigentes y los jugadores del plantel no estuvieron a la talla de un equipo defensor de un título.

Y es que da la impresión de que Santa Fe con haber salido campeón, después de 36 años, ya tenía todo ganado. Y no es así, el fútbol sigue, continúa, para ser grandes hay que seguir ganando y demostrarlo con títulos y personalidad.

El equipo es el fiel reflejo de su hinchada. El 15 de julio pasado llenaron las tribunas del Campín en un marco espectacular que muchos aficionados jamás olvidarán. Pero días después en el clásico contra Millonarios por la primera fecha del torneo Finalización, las gradas santafereñas lucieron vacías. ¿Así se recibe al campeón frente a su eterno rival?

El equipo siente el apoyo o el rechazo de su gente. Y Santa Fe, quien tuvo siempre a su lado a la hinchada cardenal el semestre pasado, quedó sola y a la deriva frente a rivales que se reforzaron con buenos jugadores, incluso con técnicos para ser campeones, el ‘León’ por su parte, dejo ir a una de sus figuras, Jonathan Copete.

 Pero qué hay de los otros jugadores, esa base del equipo campeón y del que todo el fútbol colombiano fue testigo de que estaban para grandes cosas… Omar Pérez, el cerebro cardenal, no tuvo un buen semestre, erró goles impresionantes y de vital importancia para sumar puntos, incluso tiros penales que le hubieran dado otros resultados al campeón.

Gerardo Bedoya, el caso más insuficiente de los jugadores de Santa Fe, dejó a su equipo sin uno de los referentes más importantes, por una dura agresión a un jugador de Millonarios. La sanción de 11 fechas le costó a Santa Fe tener que jugar en la mitad de la cancha con jugadores que no son del calibre ni del peso de Bedoya. La irresponsabilidad del volante de recuperación, también sumó al presente cardenal.

Otro de los jugadores que bajó mucho su nivel con respecto al semestre pasado fue Edwin Cardona. El volante antioqueño de gran presencia en los partidos del torneo apertura colombiano, estuvo relegado al banco de suplentes por su bajo rendimiento en los partidos que disputó y en los entrenamientos del profesor Gutierrez.

Cardona, con ofertas de varios clubes grandes del fútbol colombiano y mundial, parece que estuviera pensando más en su traspaso, que en el presente con Santa Fe. El volante pertenece a Nacional y su préstamo a Santa Fe vence el 31 de diciembre y es probable que no continúe con el club bogotano.

Camilo Vargas, una de las grandes promesas que tiene el club cardenal, fue llamado a la Selección Colombia como tercer arquero por José Pekerman, vive actualmente un bajón en su nivel. Aquel portero que incluso le marcó gol de cabeza a Millonarios el semestre pasado, no pasa por un buen momento y eso se ve reflejado en la cantidad de goles que ha recibido Santa Fe.

Así por encima, los referentes del equipo que pasan por un mal momento futbolístico reflejan la actualidad cardenal y la ya inalcanzable clasificación a las finales que le den la posibilidad de retener el título. En otras palabras a Santa Fe le quedó grande ser campeón.

Artículos relacionados