thumbnail Hola,

Debutantes, ciclos que continúan, necesitados de resultados: cada uno de los entrenadores del Primera División se juega algo en este arranque de Torneo Final.

El Torneo Final también se jugará desde los bancos. Para algunos se tratará de un campeonato corto de 5 fechas, para otros será el debut y la necesidad de hacer olvidar lo que dejó o no el saliente, otros tendrán la obligación de ahora sí jugar con su equipo ideal y no con lo que recibieron en el semestre pasado. Los técnicos tendrán su torneo aparte y cada uno con sus particularidades.

Lo que realizaron Boca y River en el Inicial hizo que la idolatría de Carlos Bianchi y Ramón Díaz quede casi como el único sustento de continuidad. Es verdad que el riojano salió mejor parado del verano con sus triunfos en los Superclásicos pero, ¿qué pasaría si no logra un triunfo en las primeras 5 fechas?. Es probable que se le sumen a lo hecho en el semestre pasado y que la diplomática relación con D’Onofrio, Francescoli y compañía, deje de serlo.

Para Bianchi los resultados urgen aún más en los primeros fines de semana del campeonato. Cuestionado por el entorno boquense en cada decisión tomada: refuerzos, el no a Banega, el jugar con un solo delantero, no viajar a Salta, etc., hacen que el Virrey se encuentre en un lugar más que incómodo, a pesar de lo que representa para el club y los hinchas.

También, en este grupo de entrenadores que se juegan mucho en el arranque, entra Mauricio Pellegrino, quién más allá de los 27 puntos del Inicial no logra darle identidad a un Estudiantes que desde Sabella no encuentra el recambio generacional para volver a llenar tapas de diarios. Además, la relación con Verón no es la ideal y esto en las malas, siempre juega en contra del técnico.

Alfredo Berti no se queda atrás. Para el técnico de Newell's, suceder a Gerardo Martino no fue una tarea sencilla. Tampoco cargar con un equipo que venía de ser campeón del torneo local y finalista de la Libertadores. Pero a pesar de las bajas que tuvo (con Scocco a la cabeza), Berti puso a Newell's en los primeros planos futbolísticos, peleando el campeonato hasta la última fecha. De todas formas finalizó el certamen con una pobre racha de ocho encuentros sin triunfos.

Un poco más relajado será el torneo para los que tomaron sus equipos con el Inicial empezado y que no tenían tanto la lupa sobre sí. Ahora, con una pretemporada encima, las excusas son menores. Son los casos de Reinaldo Merlo en Racing, Blas Giunta en Quilmes y Ricardo Rodríguez en All Boys.

Muy alejados de la presión de los resultados están los que continúan sus procesos con algún éxito logrado. Son los que ya cumplieron. Los que cuando se van, dan “un paso al costado”, nunca son despedidos. Guillermo en Lanús (Sudamericana), Alfaro en Arsenal (dos títulos), Russo en Central (ascenso), Zielinski en Belgrano (mejor campaña de la historia), lo mismo para Burruchaga en Atlético de Rafaela.

Finalmente están los que debutan. La mayoría deberán ver resultados de inmediato ya que sus equipos pelearán por no perder la categoría: Borghi (Argentinos), Almirón (Godoy Cruz), Osella (Colón). Luego están los estrenos de Bauza y el Turu Flores. El caso del ‘Patón’ es particular porque toma las riendas de un equipo armado y campeón, por lo que de no lograr buenos resultados en lo inmediato, las culpas irán por el lado del entrenador. Similar es lo de Flores en Vélez, sin embargo se trata de un ‘hombre del club’ y esta frase del fútbol siempre te da dos o tres fechas más cuando los resultados positivos no aparecen.

Así se presenta el torneo para los técnicos de Primera División. Será tiempo de esperar a que la pelota comience a rodar para ver cómo la suerte de cada uno va cambiando fecha a fecha.

Artículos relacionados