thumbnail Hola,
Albín habló del mundo Boca en su regreso a Montevideo.

"El ego en el vestuario es muy grande"

Albín habló del mundo Boca en su regreso a Montevideo.

Emiliano Albín / Fotobaires

Emiliano Albín habló de la interna en Boca en su regreso a Montevideo, donde se incorporó a Peñarol. "No había la mejor energía, y esas cosas se transmiten en la cancha", admitió.

El temblor ya pasó. Los meses de Emiliano Albín en el vestuario de Boca terminaron pero, sin lugar a dudas, quedarán en la memoria del uruguayo por mucho tiempo. Por eso, a su regreso a Montevideo, el lateral derecho de Peñarol dejó algunas nociones acerca de su paso por el club de la Ribera, y se acordó de todos, y en especial, de Juan Román Riquelme. “Cuando tenés un vestuario que es complicado, después en la cancha las cosas se ven”, reconoció el defensor.

“Hay un vestuario caliente que no es de ahora sino de hace mucho tiempo atrás, que trae cosas con jugadores con mucha historia adentro del club, pero bueno, los jugadores nos acostumbramos a eso, a mí me parecía un poco raro porque en Peñarol esas cosas es muy difícil que pasen, los jugadores más grandes son los primeros en estar, que buscan que el grupo sea fuerte”, dijo en referencia a los más experimentados del equipo Xeneize.

Y continuó: “Yo tengo una buena relación con todos, pero es difícil para todo jugador entrar a un vestuario que no tenga la mejor energía y después esas cosas se transmiten en la cancha”. En cuanto al diez y capitán de Boca, el uruguayo fue claro con la llegada de Riquelme: "Hay que tener en cuenta que hay jugadores con mucho peso e historia, jugadores de selección, que ganaron mucho en varios clubes, entonces eso hace que el vestuario se haga un poco más pesado. El ego adentro del vestuario es muy grande y cuando viene un jugador de tanto peso se hace sentir”.

En cuanto a su situación personal, el lateral de 24 años que estuvo a préstamo por una temporada se entrenará con Peñarol a la espera de la decisión del técnico, para saber si debe buscar otro destino o se queda a jugar en el Carbonero.

Artículos relacionados