thumbnail Hola,

El delantero confesó que le gustaría finalizar su carrera en el "xeneize" y además desmintió los rumores de las peleas internas en el plantel liderado por Julio Falcioni.

Después del duro golpe ante Belgrano, hace ya tres fechas, Boca hilvanó una racha de dos empates y una victoria y todo parece volver a la normalidad luego de unas semanas complicadas sobre todo por lo que se habla sobre la renovación de Julio Falcioni al final de la temporada y de supuestas peleas del técnico con algunos jugadores.

No obstante, Santiago Silva le restó importancia a los rumores que circulan en la periferia del mundo Boca: "Yo me río de todo lo que se habla a lo que es afuera de Boca. Cuando se pierde, es más fácil inventar y decir cosas que no van", comentó el uruguayo en Líbero. Aunque circulan versiones de una ruptura dentro del plantel, en el que habría dos grupos enfrentados siendo uno el de los amigos de Juan Román Riquelme y otro el de los que respaldan al entrenador, Silva dejó bien claro cómo está el grupo hoy: "Nosotros estamos muy bien como grupo, pero hay que acostumbrarse a lo que es el día a día".

Otro hecho que despertó polémica luego del Superclásico fueron las palabras de Rolando Schiavi expresando sus ganas de patear el penal que Silva convirtió en gol. "En el afán por descontar e ir en busca del empate agarré la pelota por instinto y ni lo miré al Flaco (Schiavi)", explicó el delantero xeneize.

"No sé si llegaré a tanto como Schiavi, pero me gustaría retirarme en Boca", bromeó Silva, ante la posibilidad de culminar su carrera en el equipo de La Ribera. "Me siento valorado desde el primer día que llegué. Al principio se hizo difícil convertir, no me esperaba que demorara tanto pero sabía que iban a llegar las cosas y llegaron", aceptó.

Sin dudas, la figura excluyente en la victoria ante San Lorenzo fue el juvenil Leandro Paredes, que convirtió los dos primeros goles del 3-1. "Paredes estuvo a la altura del partido y tuvo una gran semana. Es exquisito, diferente, potente, sorprende la pegada que tiene y los movimientos. Es muy chico todavía, hay que llevarlo a fuego lento", elogió el atacante, que además agregó: "Acá se acostumbran mucho a quemarlos. Tiene un futuro bárbaro y quedó demostrado".

Quizá Silva esté por debajo de la media de goles que la gente de Boca esperaba que convirtiera, pero hay algo que él mismo valora de su juego y aparentemente también el técnico, que lo mantiene como titular a pesar de que no se anote con frecuencia en el marcador. "A veces me toca el trabajo sucio que hay gente que se da cuenta y hay gente que no, como pasó en el clásico que la bajé en la jugada del penal y también participé en el gol de Erviti", concluyó.

Artículos relacionados