thumbnail Hola,

El equipo portugués es probablemente el que mejor entienda cada mercado de pases: descubre talentos, paga barato por ellos, los vende caro y se mantiene en lo más alto.

"Soy Jesús, pero no puedo hacer milagos en Benfica", dijo Jorge Jesús este domingo luego de perder en el amistoso ante Valencia, el cuarto en fila en esta pretemporada. "No hay equipo en el mundo que pierda ocho jugadores y pueda hacer milagros en cuatro semanas, necesitamos tiempo", completó. Y en el medio, a modo de aviso, se filtró un "si se va Enzo Pérez, yo también me voy".

El DT se refería a las ventas de Lazar Markovic, Jan Oblak, André Gomes, Ezequiel Garay y Oscar Cardozo, todos ellos fundamentales en la última campaña que dejó como saldo la triple corona (Liga, Copa y Copa de la Liga), además de perder por penales la final de la Europa League ante Sevilla. Porque claro, la maldición de Béla Guttmann supera a cualquier Jesús.

Sin embargo, nada nuevo pasa en el Estadio da Luz. Sin lugar a dudas, mercado a mercado se luce como paradigma de institución que comercialmente hace las cosas de la manera más correcta, cercana a la perfección: compra barato a talentos poco conocidos, los potencia durante una temporada, dos si es necesario, los vende varias veces más caros de los que adquirió. Balanza comercial positiva y futbolísticamente obtiene dividendos suficientes.

Entre las cinco transferencias mencionadas, que se realizaron en estos días, Benfica recaudó 94 millones de dólares. Pero más destacable aún es que casi todos ellos llegaron por menos dinero: Markovic costó 13,4 millones de dólares hace un año y lo vendió en 33,5; por Oblak pagó 2,2 millones en 2010, lo cedió dos veces, se adueñó del arco y ahora Atlético de Madrid lo pagó 21,5 millones. Solamente Gómes, vendido a Valencia por 20 millones, proviene de Benfica B.

En cuanto a Garay, casi no hubo diferencia entre 7 millones que le pagó a Real Madrid y los 8 que pone Zenit. Por Tacuara la ecuación da negativo, entre los 15,6 millones que desembolsó a Newell's en el 2007 y los 7,5 millones para que se vaya a Trabzonspor, pero vale aclarar que ya tiene 31 años y se despide con 172 goles en 295 partidos.

Estos números corresponden solamente a este receso, al que le faltaría la venta de Enzo Pérez a Valencia por casi 50 millones más. Pero a la hora de ir atrás en el tiempo, hay muchos más números positivos: hace seis meses, le "devolvió" a Nemanja Matic a Chelsea, quien había llegado a Lisboa en enero del 2011 como parte de la transferencia de David Luiz y los Blues lo repatriaron por 33,5 millones de dólares.

La mayor venta de los últimos años para las Águilas fue la del belga Axel Witsel a Zenit en 2012, a cambio de 53,7 millones de dólares. La diferencia costo-beneficio es de +41, porque un año antes se lo había comprado a Standar Liége por 12 millones. En ese mismo receso transfirió a Javi García a Manchester City por 27 millones, luego de comprarlo por 9,4 en 2009.

Para completar este repaso, cinco nombres más entre los mercados de pases de verano del 2010, invierno del 2011 y verano del 2011: Ángel Di María, comprado por 10,7 millones a Rosario Central, vendido por 44,3 millones a Real Madrid; Ramíres, de Cruzeiro por 10 millones a Chelsea por 29,5 millones; David Luiz, obtenido en apenas 670 mil dólares de Vitória, vendido en 36 millones a Chelsea; Fábio Coentrao, de Río Ave por 1,2 millones a Real Madrid por 40,2.

No todos los negocios salen perfectos para Benfica, porque la lista de incorporaciones de los últimos años también se nutre de fracasos que poco tiempo después son cedidos a préstamo, sin lugar. Pero en el receso del 2009 se registra la última vez que adquirió por más dinero de lo que vendió. Justamente en la temporada inicial de Jorge Jesús al mando, que ahora buscará revalidar el título de la Liga Sagres y conseguir finalmente el ansiado logro internacional que se niega desde 1961. Sí, irá por el verdadero milagro.

Relacionados