thumbnail Hola,

El jugador de Athletic protagonizó una historia tan curiosa como ridícula que dejó al descubierto el flojo desempeño del United en la ventana de mercado.

El día de cierre de la ventana del mercado europeo tuvo de todo. Desde fichajes resonantes de última hora como el de Özil a Arsenal, hasta grandes amagues como el de Javier Pastore a los Gunners o el de Fabio Coentrao a Manchester United. Pero lo ocurrido entre Ander Herrera y los Red Devils pasará a integrar las páginas más ridículas de la historia de las transferencias.

Después de una larga jornada de contrataciones firmadas sobre la campanada del Big Ben y rumores de todo tipo, David Moyes, entrenador del United, tuvo que conformarse con el arribo del belga Marouane Fellaini y olvidarse por completo del jugador de Athletic de Bilbao. ¿Por qué?

El lunes, en medio de la vorágine del último día de mercado, diversas fuentes aseguraban que Manchester United estaba dispuesto a desembolsar los 47.5 millones de dólares (€ 36M) de la cláusula de rescisión de Herrera. De hecho, se supo que tres 'emisarios' del club inglés se presentaron en las oficinas de la Liga de Fútbol Profesional (LFP) para completar la operación. Pero era todo fantasía.

Horas después de cerrarse la ventana de mercado, desde Old Trafford confirmaron que no habían enviado a ningún representante de la institución a negociar ya que, días atrás, habían desistido de realizar ese fichaje por el alto costo de la operación. Sin embargo, los tres individuos habían estado en la sede de la LFP, eran reales, de carne y hueso, e intentaron concretar la que habría sido la transferencia -fantasma- más disparatada de la historia.

"Ni en el Manchester ni en Inglaterra saben quiénes son los individuos que se han presentado en España para negociar", informó el diario inglés The Guardian respecto a los tres impostores que, aparentemente, trataron de falsificar documentos con el propósito de llevarse algún tipo de comisión, fraude mediante.

La LFP y los directivos ingleses ya han abierto una investigación para intentar revelar quiénes eran los hombres en cuestión que, sin ningún tapujo, se disfrazaron de emisarios y dejaron al descubierto el flojo desempeño de Manchester United en materia de fichajes dando el gran golpe del mercado...

Artículos relacionados