thumbnail Hola,
Pablo Osvaldo sonó en varios clubes, y ahora el Southampton se lo quiere llevar por una buena cifra.

¿Osvaldo cede ante las libras del Southampton?

Pablo Osvaldo sonó en varios clubes, y ahora el Southampton se lo quiere llevar por una buena cifra.

Getty Images

El delantero ítaloargentino recibió una oferta jugosa de ese club, pero Tottenham podría cambiar si compra a Lamela; los hinchas volvieron a insultarlo, difícil que siga en Roma

La relación entre Pablo Daniel Osvaldo y los hinchas de la Roma está a pasos de ser irreconciliable. Tras varios encontronazos hubo nuevas pintadas en su contra y los equipos que pretenden al delantero saben de esto a la hora de hacer sus ofertas, como Southampton inglés, que le propuso un jugoso contrato semanal al exHuracán y podría hacerse con los servicios del delantero, salvo que Tottenham también ponga la plata sobre la mesa y se lleve a dos de sus compañeros.

Si en términos de prestigio Southampton no tentaba a Osvaldo –quien ya rechazó una de sus ofertas en este verano europeo– el contrato record para la historia del club del sur inglés sí podría hacerlo: al atacante de 27 años lo quieren tentar con la billetera y por eso le ofrecieron 94 mil dólares por semana (60 mil libras esterlinas), cifra nunca antes pagada por el Southampton, que anualmente implica un ingreso de casi 5 millones de dólares. Actualmente, Osvaldo cobra 95 mil dólares por semana en la Roma, con una cláusula que elevaría su salario en el último año de contrato (2016) a 114 mil dólares cada siete días.

Por otra parte, la Roma estaría dispuesta a aceptar la oferta del club británico, también record, de casi 27 millones de dólares por el jugador, pero no todo es tan sencillo. Tottenham, en vilo por la novela del galés Gareth Bale (podría pasar al Real Madrid), pretender hacer una oferta formal por el argentino Erik Lamela y otra por el bosnio Miralem Pjanic; si esto sucediera, la Roma declinaría el ofrecimiento por Osvaldo porque no está dispuesto a desprenderse de tres hombres claves en el esquema.

Así las cosas, Osvaldo está cada vez más cerca de dejar el Olímpico de la capital italiana para practicar el acento británico. Los hinchas volvieron a agredirlo –pintaron en la calle, en frente de su casa, insultos en su contra– y el jugador, que recientemente fue convocado otra vez al seleccionado italiano por Cesare Prandelli, está cada vez más lejos del giallorossi.

Artículos relacionados