thumbnail Hola,

El tolosarra, operado este viernes por una pubalgia, podría llegar al inicio de la campaña 2013-14. Este curso ya arrastró muchos problemas físicos. Fiarlo a una carta es temerario

Se había perdido un buen número de partidos durante el último tramo del campeonato, y en los que jugó, se le veía fuera de su tono habitual incluso. Él mismo pidió no ir a la Copa Confederaciones con la selección española en una maniobra sorprendente. Y cuando todo parecía indicar que seguiría una terapia no invasiva para tratar su pubalgia, Xabi Alonso ha tenido que pasar finalmente por el quirófano este viernes para intentar acabar así de raíz con esos problemas físicos que le han mermado durante todo el curso. Contaba Radio Marca que la cirugía era la opción preferida por el club blanco, quien tiene depositadas muchísimas esperanzas en el tolosarra, y al final ha prevalecido esa opción sobre las demás.

De aquí en adelante no queda otra ya que mirar hacia adelante, y si bien las estimaciones más optimistas hablan de un mínimo de seis semanas de baja para Xabi Alonso, los hay que también pronostican hasta tres meses para recuperarse completamente de la intervención. Sea como fuere, y al haber sido operado al inicio de las vacaciones, parece que esta operación no trastoca sobremanera los planes del Real Madrid y del tolosarra de cara a la próxima temporada. Quizás no esté al cien por cien en las primeras jornadas de Liga, a mediados de agosto, pero ni siquiera se perdería tampoco gran parte del inicio de la campaña. Una magnífica noticia para la entidad de Concha Espina, sea como fuere, conocida la tremenda influencia del ‘14’ en el juego merengue.

Sin embargo, estos árboles no deberían impedir ver el bosque. Las señales que está mandando esta temporada el jugador son inequívocas. Xabi Alonso necesita un recambio en el Real Madrid con urgencia. Quizás no un jugador que lo relegue al banquillo de inmediato, pero al menos sí un mediocentro con el que poder alternar el puesto durante la temporada. Y sobre todo, alguien que pueda ir ‘aprendiendo’ del donostiarra, para así heredar definitivamente sus galones en un futuro más cercano que lejano.

El mediocentro es una de las piezas más importantes en toda la maquinaria de un equipo. Se juega a lo que juegue el mediocentro, que dicen en los círculos futboleros. Y el Real Madrid no puede permitirse el lujo de atravesar otra etapa por el desierto como le sucediera desde la marcha de Fernando Redondo en el año 2000, hasta encontrar al tolosarra, nueve años después. A priori, parte desde el principio con casi la total seguridad de que acabará perdiendo la carrera por encontrar a un relevo para Xabi Alonso. Pues no hay nadie como él. Pero eso sí, un gramo de previsión vale más que una tonelada de curación en estos casos.

Artículos relacionados