thumbnail Hola,

Un rumor sitúa al delantero del Atlético en Francia y el mundo se hace eco. El traspaso es imposible, pero la versión ha tomado fuerza en los medios.

Si creemos que Falcao se va al Mónaco hablemos de tenis, de boxeo, o juguemos con alguna Barbie. Reflotemos el interés por la blonda muñeca, pero no hablemos más de fútbol. Renunciemos. ¿Qué otra cosa se puede hacer si pensamos que el mejor centrodelantero del mundo puede marcharse a un recién ascendido de la liga francesa? Tranquilos, no ocurrirá. Lo triste es que el rumor haya tomado fuerza.

Mis respetos al que fuera finalista de la Liga de Campeones 2003-04. Mis respetos a apellidos como Henry, Vieri, Klinsmann, Djorkaeff, Weah, Trezeguet o Bierhoff. Pero la historia del Mónaco no alcanza para avalar el fichaje del actual Falcao. Un palmarés que incluye siete títulos de Ligue 1, cinco Copas de Francia, otra final europea como la Recopa de 1992 y poco más. Así pues, el traspaso del ariete colombiano no entra en los planes de la lógica. Especialmente por el presente que vive el club galo, que ha pasado el último año de su vida en la segunda división francesa. El ídolo colchonero irá a cualquier sitio menos al equipo del italiano Claudio Ranieri.

Para empezar, el ex jugador del Oporto no puede impedirse disputar la próxima edición de la Champions League. ¿Qué motivaciones puede tener El Tigre en el Principado, más allá de las económicas? Ninguna. Aunque, claro, esas motivaciones no son pocas: el conjunto monegasco ha sido comprado recientemente por el multimillonario ruso Dmitri Rybolovlev, que ha prometido invertir en un equipo de estrellas. ¿Alguna otra razón para hacerse eco del rumor? Ninguna. Pero el mundo ya habla de esto.

Según ha informado La Sexta el jueves por la noche, el Mónaco le ofrece a Falcao 10 millones de euros por temporada (en el Atletico Madrid tiene una ficha que ronda los 5 kilos). Además, pagaría íntegramente la cláusula de rescisión, que son alrededor de 60 millones. Si el espejo de Rybolovlev es el París Saint-Germain, los resultados no son demasiado alentadores: el equipo de Ancelotti fue eliminado en cuartos de final de la Champions a manos del Barcelona más terrenal de los últimos años.

Sería vergonzoso que un montón de billetes saquen a Radamel del primer nivel europeo. En este caso particular, el de Falcao, suponemos que esto no va a ocurrir.  ¿O no? Mejor supongamos lo contrario y ganemos algún lector. O renunciemos.

Sigue a Nicolás De Marco en 

Artículos relacionados