thumbnail Hola,

Contrario a la versión del mediocampista, Quintano aseveró que en el club se procuró velar por su continuidad, mas las conversaciones se "postergaron" constante y definitivamente.

El 'romance' Javier Aquino-Cruz Azul pudo haber tenido más temporadas, literalmente. Sin embargo, fue el propio jugador quien nunca se convenció de estamparle su rúbrica al contrato que la institución le acercó, según contó el director deportivo, Alberto Quintano.

En rueda de prensa, el chileno aseguró que el club buscó retenerlo, pero sus ganas por irse a probar suerte a Europa le ganaron.

De hecho, reveló que se le ofreció al mismo tiempo que al arquero José de Jesús Corona y el defensa Néstor Araujo, quienes también terminaban su vínculo a mediados del 2013, aunque se les renovó posteriormente de su participación en los Juegos Olímpicos de Londres junto al "Tri" medallista de oro.

"Por supuesto que sí, ese era nuestro plan inicial, pero todo (la reunión entre las partes) se fue postergando y postergando y postergando... No voy a usar la palabra 'rechazó', más bien siempre se dilató hasta que llegamos a este punto", mencionó.

Asimismo, evitó entrar en polémicas sobre si su representante o sus familiares habrían influido para que tomara dicha decisión.

"Yo no sé la verdad por qué, si habrá estado mal asesorado (por su representante). Habría que preguntárselo directamente a él", mencionó.

Cuando se le recordó que el mismo Aquino declaró que la "Máquina" nunca le hizo llegar una oferta, Quintano aludió al deseo de éste por emigrar.

"No le queríamos quitar la libertad (de marcharse), a él le entusiasmaba la idea y nosotros la respetamos, tomamos todas las precauciones posibles. Yo le deseo el mayor de los éxitos, tiene las puertas abiertas para regresar en cuanto él quiera", sostuvo.
 
El directivo añadió que sí se trató de una venta definitiva por tres años y medio. Además, no hubo algún otro interés de escuadras del Viejo Continente -se hablaba del Udinese y el Bologna italiano- y que el cuadro de La Noria logró quedarse con un porcentaje "importante" de su carta, aunque no detalló cuánto ni el monto de la operación.
        

Artículos relacionados