thumbnail Hola,

Basándose en la experiencia de sus aproximadamente dos años y medio como seleccionador, esclareció que el "Tri" arriesgará su futuro en el 2014 si no se aplica al máximo.

La Selección Nacional deberá correr o al menos exigirse al cien por ciento para sacar resultados positivos de sus visitas a San Pedro Sula, Kingston, Panamá, San José, etc., señaló Miguel Mejía Barón, ex director técnico de México de 1993 a 1995 y último en ganar en suelo catracho por Eliminatorias de la Confederación de Fútbol del Norte, Centroamérica y el Caribe (Concacaf).

Después de debutar con un 0-0 frente a Jamaica en el Estadio Azteca, el "Tri" continuará su andar frente a la "Bicolor" en el Estadio Olímpico Metropolitano el próximo 22 de marzo. Un dato a tomar en cuenta es que no se triunfa en el país mencionado desde aquella tarde del 2 de mayo de 1993, cuando se impusieron en Tegucigalpa por cuatro goles a uno.

Ese combinado lo dirigía Mejía Barón, quien sustituyó en el cargo al argentino César Luis Menotti. A su vez, a los centroamericanos los entrenaba el uruguayo José Estanislao Malinowski (QEPD). Alberto García, Luis Flores, Luis García y Richardson Smith, en propia puerta, anotaron los goles de dicho compromiso; Juan Flores descontó para los locales.

"Los tiempos no han cambiado, Concacaf fue, es y será siempre difícil. A la espera de que no se me malinterprete, tampoco es Europa [UEFA] o Sudamérica [Conmebol], aunque tiene lo suyo, sus singulares obstáculos", reflexionó el Doctor en charla con Goal.com México.

En ese sentido, Mejía rechazó que, como Ricardo La Volpe 'vendiera' la idea' en su proceso también otrora timonel de México, al que llevó a Alemania 2006se vaya a clasificar a Brasil "caminando" o sin sufrimiento de por medio. El compromiso frente a los Reggae Boyz, ejemplificó, ilustra la dimensión del reto.

"A un Mundial nunca se clasifica 'caminando', eso es un mito y una falta de respeto hacia el resto de los contrincantes y el área a la que se pertenece. Ya se vio: Jamaica, Honduras, Estados Unidos, Costa Rica, el que sea, son rivales de respeto, que han progresado enormemente; no estamos si es que alguna vez existieron en las épocas en que se ganaba con el mero escudo", argumentó.




El ahora coordinador de fútbol del Tecnológico de Monterrey, Campus Puebla, recordó lo que significó esa victoria por goliza en Tegucigalpa correspondiente a la jornada cinco del Cuadrangular Final rumbo a Estados Unidos 1994 entre los elencos citados, además de Canadá y El Salvador.

"Veníamos de un muy buen funcionamiento en casa ante Canadá (4-0), que llegaba como líder, en el que nos vimos bien, mostramos contundencia y juego de asociación. Frente a Honduras afortunadamente logramos mantener y hasta superar ese nivel con un fútbol fantástico. Los primeros 45 minutos de ese partido, junto al 1-1 con Italia en el Mundial [del 94], quizás sean los mejores que le haya visto a la Selección en un rato", expuso.

De hecho, reveló que se enteró que ambos cotejos se usaron en seminarios desarrollados en Italia a fin de ilustrar los dibujos tácticos que debía emular cualquier club en el orbe.

Sobre la presión de los hondureños durante la previa del enfrentamiento, comentó que hay versiones que desvirtuaron lo que en verdad sucedió. "Se exageró un poco la situación, sí tuvimos que salir por la parte de atrás en unas mini vans, pero nada de trasladarnos en las cajuelas. Lo que sí es que nos llevaron mariachis para 'arrullarnos' y no dejarnos dormir", contó al tiempo que sonrió por primera vez en la entrevista.

¿Cuál fue el secreto?

"Eramos un equipo en toda la extensión de la palabra. No hicimos menos a Honduras, respetarlos tanto dentro como fuera del campo. Matarnos en cada pelota sin pensar en los nombres, la hostilidad del ambiente, el calor, los números, el pasado, el futuro; solo el presente...".

Respecto a la unidad, cuestionado sobre si recibió un vestidor partido a la mitad entre los reproches de Hugo Sánchez, los llamados "esquiroles" (Carlos Hermosillo, José Manuel de la Torre Roberto y Ruíz Esparza) o las indisciplinas de tipos como Miguel Herrera, contestó de la siguiente manera:

"Dudo que por cinco jugadores dentro de un vestidor de veintitantos dé como para insinuar que así fuera. Tuve una de las generaciones más unidas que me haya tocado dirigir, siempre reinó un ambiente de camaradería más allá de algunos incidentes que son normales en cualquier grupo social, un equipo de fútbol es uno más".




"EL 'PIOJO' ES EMOCIONALMENTE INESTABLE"


Otro tópico tocado en la conversación consistió en las declaraciones del estratega de América, Miguel Herrera, a alrededor de un mes de distancia de los hechos. Mejía Barón afirmó no guardarle resentimiento por sus dichos, aunque duda de la autenticidad de sus disculpas.

"No lo puedo asegurar, pero me dio la impresión de que no fueron muy sinceras, obedecieron a una sugerencia de una directiva seria y respetuosa encabeza por Ricardo Peláez. Ojalá no lo sancionen, está siendo un buen trabajo como técnico y pienso que sufriría de más por esta situación que no es tan seria como aparenta", deseó.

El Doctor lamentó que Herrera no valorara que él le confirió una segunda oportunidad posteriormente de dos actos seguidos de indisciplina que le costaron no ir a EE.UU.: la pelea con un aficionado del León mientras militaba con Atlante y la expulsión justamente contra Honduras en Eliminatorias.

"Fue una manera desafortunada de mostrarme rencor en forma y fondo pese a que todavía, después de haberle dado las gracias originalmente y sacado de la Seleccion, el grupo me pidió que revocara mi decisión y lo reintegrara, y así lo hice pensando en el bienestar colectivo. Eso sí, entendí que si le habíamos dado chance era mi obligación seguirle evaluando mental y futbolísticamente para saber si ese episodio le había servido o no", explicó.

Añadió que nunca se caracterizó por "prometerle nada a nadie", ni siquiera a Hugo Sánchez o Luis Garcia, quienes "sí eran figuras en ese entonces", de manera que "mucho menos lo iba a hacer con alguien que ya registraba antecedentes de inestabilidad emocional".

Acerca de las acusaciones del "Piojo", quien manifestó que Mejía Barón presentaba "desviaciones sexuales", aludió a la discriminación realizada en menoscabo de un sector de la población. Cabe recordar que, desde el pasado 6 de marzo, la Suprema Corte de Justicia de la Nación (SCJN) ya pena las expresiones homofóbicas al catalogarlas como "manifestaciones discriminatorias y no protegidas en el principio de la libertad de expresión".

"Se le ha dado demasiada importancia porque no me ofende, soy heterosexual. Para mí es un peyorativo hacia una porción con determinados gustos de género y él los condena con diciendo eso", indicó.

A Mejía Barón le cansó disertar sobre el "Herrera-gate". Empezó a mirar su reloj con constancia, rascó la cabeza de un parietal a otro, le comenzó a raspar la garganta... Si acaso el expediente con el DT americanista pudiese ser un capítulo adicional al protagonizado con "Hugol", respondió con su sinceridad brutal: "¡Ay, no! Qué flojera que fuese así".

Sigue a GOAL.COM MÉXICO en y también en 

Artículos relacionados