thumbnail Hola,

Los partidos de ida de los octavos de final de la UEFA Champions League demostraron la superioridad de los que ganaron su grupo y sólo Olympiakos se impuso en su propia casa.

La UEFA Champions League entró en su etapa de duelos mano a mano y ya se completaron los ocho partidos de ida de los octavos de final. Se suponía que, al arrancar las series como locales, aquellos que fueron escoltas en sus respectivos grupos podrían hacer valer esta cuestión. Nada de eso ocurrió y sólo uno tiene la chance de viajar en busca del pasaje con una cierta ventaja.

Para colmo, en la mayoría de los casos la diferencia fue abismal. Para muestra basta un botón, o dos: Real Madrid le encajó una goleada irreversible a Schalke 04 en Gelsenkirchen y se necesitará más de un milagro, sumado a una fatalidad deportiva, para que los Merengues no formen parte de los cuartos de final. Panorama similar para Paris Saint-Germain ante otro alemán, en este caso Bayer Leverkusen, al que superó 4 a 0 con un iluminado Ibrahimovic.

El único que puede colgarse una medalla es Olympiakos, que en Grecia se aprovechó del mal momento de Manchester United, en plena transición post Ferguson, para imponerse por 2 a 0 y preparar la resistencia en Old Trafford. El otro que al menos no perdió fue Galatasaray, que se recuperó ante Chelsea y le pudo sacar un empate 1 a 1.

Un apartado se merecen Arsenal y Manchester City. Cuando se realizó el sorteo, eran los dos que nadie quería enfrentar. Animadores de la Premier League, sumaron la misma cantidad de puntos que los ganadores de sus grupos, pero a ambos los perjudicó la diferencia de gol. Cuando aparecieron sus nombres, tanto en Bayern Munich como en Barcelona hubo preocupación. Pero a la luz de los hechos, fue en vano.

Tanto Gunners como Citizens jugaron cual "equipos chicos". Ya sea en el Emirates como en el Etihad Stadium, sus técnicos propusieron un juego extremadamente mezquino donde regalaron la pelota, el terreno y el protagonismo a los Bávaros y a los Culé, que aceptaron la invitación a sentirse dueños del juego y ambos ganaron 2 a 0.

Los dos restantes que ganaron fueron Atlético de Madrid y Borussia Dortmund: los Colchoneros se hicieron fuertes contra Milan y festejaron el 1 a 0, mientras que el equipo alemán se sobrepuso a las dificultades de jugar en Rusia y le dejó un 4 a 2 a Zenit.

Como pocas veces ocurrió al menos en esta ronda, prácticamente no hay lugar para sorpresas y los que cierran sus llaves en casa tienen buena parte del pasaje a cuartos seguro. Sólo Olympiakos, que corrió de atrás a PSG en la fase de grupos, tiene chances concretas de salvar la ropa de los que fueron escoltas. Y quedó demostrado que la localía, muchas veces fundamental, no tuvo ninguna influencia esta vez.

Artículos relacionados