thumbnail Hola,

La última jornada de Segunda División británica tuvo todo por el segundo ascenso: penales sobre el final, goles agónicos y Hull festejando en el vestuario su llegada a la Premier.

A excepción del título, propiedad de Cardiff desde hace una semana con una diferencia que le garantizó el ascenso algunas fechas antes, todo estaba por definirse en la nPower Championship, la vieja First Division del fútbol británico: y además de los lugares para los Playoffs y el descenso, todas las miradas estaban puestas en los duelos en busca del segundo ascenso.

Dos puntos separaban a Hull City de Watford en el segundo puesto, que otorga el otro pasaje directo a la Premier League. Para colmo, los Tigres venían de sacar apenas un punto de los últimos nueve ante tres de los últimos cuatro de la tabla, lo que impidió asegurarse con anterioridad la promoción y darle vida a su más inmediato perseguidor, que había podido acercarse ganando sus últimos dos encuentros.

La esperada mano llegaría proveniente de Leeds United, uno de sus históricos rivales en Yorkshire, en una tarde que tuvo de todo. Porque Hull se aseguraba finalizar como escolta con un triunfo ante el equipo galés, pero una igualdad lo obligaba a esperar que Watford no ganase ante los Blancos ya que la diferencia de gol era muy favorable a quien marchaba tercero (+28 sobre +9).

La emotiva jornada tenía a The Tigers confirmando su llegada a la máxima categoría hasta el minuto 90 de su partido. Hasta ese momento se imponía 2 a 1 con goles de Nick Proschwitz y Paul McShane, dando vuelta el marcador que había abierto Fraizer Campbell para la visita.

Pero la tensión aumentó exponencialmente sobre el cierre, cuando el local pasó de tener a favor un penal para marcar el 3-1 definitivo a fallarlo y, con un jugador más en la cancha, sufrir el empate 2 a 2 de Nicky Maynard cuando el reloj marcaba 95.

La decisión estaba en los pies del equipo que dirige técnicamente Gianfranco Zola. Para sumarle todavía más incertidumbre a la historia, su encuentro ante Leeds se detuvo por diez minutos, postergando el desenlace y, por consiguiente, el final se disputó sabiendo el resultado de Hull. El duelo estaba 1 a 1 y los Abejorros se jugaban todo al ataque con una chance inmejorable para el ítaloargentino Fernando Forestieri, pero la respuesta fue letal y en el minuto 89 anotó Ross McCormack el gol más festejado por los aurinegros, que se aseguraron el regreso a la máxima categoría del fútbol inglés.

La definición de la principal división del ascenso británico estuvo a la altura de la gran mayoría de los clubes que la componen, muchos de ellos campeones en varias ocasiones de la máxima categoría (entre Blackburn, Leeds, Nottingham Forest, Derby County, Ipswich, Burnley, Wolverhampton, Sheffield Wednesday y Huddersfield suman 24 títulos) y con varios años más de experiencia en ella que muchos de los que ahora integran la Premier League.

Relacionados