thumbnail Hola,

En los medios españoles el entrenador, que acaba de firmar contrato con el Celta, es el que suena con mayores chances de reemplazar a Tito Vilanova en Barcelona.

La recaída en la enfermedad de Tito Vilanova cayó como una bomba en Barcelona. Con la pretemporada ya empezada y la contratación estelar de Neymar en el bolsillo, Messi y compañía se preparaban para un año en el que el conjunto Blaugrana apuntaba a volver a lo más alto de Europa y el mundo. Pero la salud de Vilanova obligó al Barça a ponerse a buscar un entrenador de emergencia, y según los medios españoles, ya hay un candidato principal, y Goal te lo presenta.

Como jugador, el de Luis Enrique fue un caso poco común en el fútbol español. Debutó en el Sporting de Gijón en la temporada 1989/90, pero fue en la siguiente en la que hizo explosión. El volante/delantero tuvo un año tan bueno que fue comprado por el Real Madrid en una cifra millonaria. En el Merengue jugó cinco temporadas en las que no rindió en un altísimo nivel, pero que le valieron para ser convocado a la Selección de España para disputar el Mundial '94.

La aventura en el Real Madrid no terminó bien para Luis Enrique. La dirigencia no le quiso renovar contrato y el jugador decidió firmar con el Barcelona en 1996. En el club Culé se recibió de ídolo rápidamente y tuvo un gran nivel, en especial en los primeros años. Lucho participó del Mundial '98 en el que España tuvo una actuación olvidable (quedó afuera en primera ronda) y también de la Copa del Mundo disputada en 2002. Ocho años estuvo Luis Enrique en Barcelona, donde finalmente se retiró en el 2004, cuando Frank Rijkaard era el entrenador.

Hay una gran similitud en el presente de Luis Enrique y los de Pep Guardiola y Tito Vilanova cuando asumieron como técnicos del primer equipo: los dos últimos tenían nula experiencia en planteles profesionales, mientras que el principal candidato para ocupar el banco Blaugrana, sólo cuenta en su currículum con una temporada en Roma. Sin embargo, ese no es un requisito excluyente para los dirigentes, ya que Guardiola entrenaba al Barcelona B cuando le ofrecieron el cargo y Tito era ayudante de Pep cuando le tocó reemplazarlo.

Luis Enrique estuvo tres temporadas en Barcelona B: en la primera ascendió al equipo de tercera a segunda división y en la siguiente lo llevó al tercer puesto de la denominada Liga Adelante, posición a la que nunca había logrado el filial del Barça. Además de tener incorporado el perfume que se respira en La Masía, el entrenador trabajó durante tres años con Guardiola, por lo que es de esperar que se haya nutrido de los mejores aspectos del ahora técnico del Bayern Munich.

En la única temporada al frente del plantel de Roma, su equipo finalizó séptimo en la Serie A, apenas un puesto más abajo que en el curso anterior, cuando el cuadro capitalino era dirigido por Claudio Ranieri y luego por Vincenzo Montella. No obstante, el hecho de no haber podido clasificar a ninguna copa internacional fue el motivo principal por el cual los directivos decidieron ponerle punto final a su ciclo.

Hace algunas semanas, Luis Enrique firmó contrato con Celta de Vigo, pero así como los jugadores tienen una cláusula de recisión, ahora también los entrenadores tienen un valor. Si él está de acuerdo, cerrará una etapa que aún no había en el club de Vigo para empezar a escribir la página más importante de su carrera como técnico.

Artículos relacionados