thumbnail Hola,

Los rojiblancos se conjuran para vencer a su verdugo en las últimas dos finales de la Copa del Rey

Ahora o nunca. El Athletic está mejor posicionado que nunca para lograr despedir el último partido grande que se disputará en San Mamés. El FC Barcelona llega noqueado tras la goleada recibida en el Allianz Arena a manos del Bayern de Múnich y los rojiblancos tienen ganas de despedir La Catedral como se merece, con una victoria ante uno de los cuatro mejores equipos de Europa.

No será fácil. Ander Herrera ya confesó en exclusiva a Goal.com que cualquier suplente del equipo de Tito Vilanova sería titular en todos los clubes de la Liga BBVA. Christian Tello, Alex Song o Thiago Alcántara son los nombres que más suenan para salir desde el inicio en Bilbao. La única 'ventaja' que tiene el equipo rojiblanco es que necesita la victoria para respirar en la tabla. Ocho puntos sobre el descenso no permiten la tranquilidad en el plantel y en cambio, el equipo culé viene con el campeonato liguero prácticamente en el bolsillo. Es más, si ligan una victoria en la capital vizcaína con una derrota del Real Madrid en el Vicente Calderón ya serían campeones matemáticamente.

La gente en Bilbao espera 'revancha'. Los catalanes han sido los verdugos de las últimas dos finales de la Copa del Rey que ha disputado el Athletic. En el campo de Mestalla en el año 2009 (1-4) y la última, la temporada pasada en el estadio Vicente Calderón (0-3). Tampoco sería plato de buen gusto ver celebrar el alirón a otro equipo en La Catedral. El año pasado, el Real Madrid logró vencer por 0-3 en 'el Botxo' y se aseguró la Liga BBVA. Bien es ceirto que este año no sería exactamente así, ya que hasta que no termine el partido del Calderón, no se sabrá si el FC Barcelona es campeón o no. De serlo, sería en el aeropuerto.

Sea como fuere, lo que sí es una realidad es que el FC Barcelona disputará el partido número 100 en San Mamés con las estadísticas desfavorables: 28 victorias, 22 empates y 49 derrotas. El equipo azulgrana ha conseguido 139 a favor y 186 en contra. La historia habla y La Catedral es historia. Es el momento de despedir la historia como se merece.