thumbnail Hola,

El arquero volvía a una convocatoria más de 70 días después y, aunque fuera como suplente, el coliseo blanco lo ovacionó cuando se lo nombró por los autoparlantes.

Iker Casillas volvía este sábado a una convocatoria del Real Madrid después de más de setenta días fuera. Alvaro Arbeloa le lesionó en Valencia de una patada fortuita, y desde entonces, el arquero merengue no había entrado siquiera en una convocatoria pese a tener el alta médica desde hace más de una semana. Ante el Levante era el primer partido en el que se marcaba su regreso al equipo, y a su estadio.

Y el público que acudió al coliseo blanco este sábado quiso darle la bienvenida de una forma calurosa pese a no estar en el once inicial, con una ovación cuando desde megafonía le nombraron junto al resto de sus compañeros. "Es un consuelo y una alegría para el equipo" decía este viernes Aitor Karanka con la boca pequeña, y el público merengue lo ha puesto de manifiesto.

La ovación al capitán merengue, junto con los aplausos a un Ronaldo suplente y los pitos a Ballestero fueron la nota más destacada en una previa del encuentro descafeinada, comparada con la de hace apenas cuatro días ante el Galatasaray. El saque de honor lo realizó Ban Ki-moon, secretario general de Naciones Unidas, que se encuentra en la capital desde hace unos días con motivo de la Junta de jefes Ejecutivos de la ONU (CEB).

Relacionados